El cumpleaños más triste y solitario de Charlene de Mónaco, pero con una emotiva sorpresa

La princesa celebra su 44 aniversario en la exclusiva clínica suiza donde se recupera de su dolencia desde hace dos meses. Su familia le ha dedicado un precioso vídeo de felicitación.

El 25 de enero de 1978 nacía en Zimbabue la esposa del príncipe Alberto, que atraviesa uno de los momentos más difíciles de su vida. Este va a ser el cumpleaños más triste y solitario de la princesa Charlène que sigue ingresada en la clínica de Suiza, alejada de su familia. No se sabe si el soberano y sus mellizos irán a visitarla en un día tan señalado, como ya hicieron en Navidad, pero no han dudado en felicitarla públicamente, como ella merece.

A través de Instagram, el Palacio del Príncipe de Mónaco ha querido tener un homenaje para su primera dama con un precioso vídeo repleto de imágenes familiares e institucionales que resumen los 44 años de vida de su protagonista y que es una seña inequívoca del profundo amor que su marido y sus hijos sienten por ella y lo mucho que la echan de menos. El mensaje es escueto, porque las fotos lo dicen todo. Solamente han escrito: "Feliz cumpleaños, princesa Charlène". Ella misma lo ha retuiteado a primera hora de la mañana.

La primera dama de Mónaco continúa ingresada en la clínica ubicada en los Alpes suizos, donde se recluyó en noviembre tras regresar al principado después de más de seis meses en Sudáfrica. Su dolencia de oídos no sólo la ha llevado a pasar por quirófano en tres ocasiones, sino que le ha provocado graves secuelas físicas y también emocionales de las que aún hoy lucha por recuperarse. Aunque el príncipe Alberto informaba el pasado mes de diciembre que su esposa evolucionaba favorablemente, por el momento no hay fecha de regreso a casa ni más información sobre su actual estado. El hecho de que permanezca aislada es una decisión del equipo médico que la atiende y las visitas familiares que reciba son previamente pautadas por ellos. Quizá en el día de su cumpleaños le permitan ver a sus hijos, Gabriella y Jacques, para los que estar sin su madre es muy duro. Según parece, Charlène estaría ya en una fase de su tratamiento donde la participación familiar es importante y también necesaria. De hecho los terapeutas del centro Paracelsus Recovery consideran que deben abordar juntos los problemas para llegar a una sanación completa.

Y mientras la princesa avanza en su rehabilitación, surgen algunas críticas sobre el precio de este tratamiento. Recordemos que uno de los que ofrece la clínica, con una duración de solo cuatro semanas, ya cuesta más de 300.000 euros y ella lleva ingresada dos meses. Allí cuenta con todas las comodidades que pueda imaginar: ocupa un apartamento de unos 250 metros cuadrados, tiene atención las 24 horas, limusina, chef privado... Como ellos mismos explican en su página web, se trata de "un enfoque integral de 360 grados que considera a la persona en su totalidad: mente, cuerpo y alma". El hermetismo que hay en torno a su  salud hace que sea difícil predecir cuándo estará de vuelta la princesa en Mónaco, pero parece que la fecha que se había señalado para su reaparición es improbable. Algunos rumores apuntaban a que Charlène estaría presente en las celebraciones de Santa Devota, a finales de enero.

Continúa leyendo