El detalle hípster que hace irresistible a Guillermo de Holanda

El nuevo look de la cuarentena del rey de los Países Bajos no ha pasado desapercibido. Las redes han hablado y su barba ha gustado

Quien nos iba a decir hace tan solo unos meses que un virus invadiría a todo el mundo y mantendría a la inmensa mayoría de la población confinada en casa, sin distinciones de raza, credo o estatus social. Dicen que en las desgracias todos somos iguales o que los ricos también lloran. Muchos son los que en esta cuarentena se han visto obligados a cortarse el pelo por primera vez en casa o en dejarse barba, algo que puede favorecer o no. En este apartado parece que hay un claro vencedor: Guillermo Alejandro de los Países Bajos. El soberano ha aparecido junto a su esposa, la reina Máxima, en algún vídeo en Internet que se ha convertido en viral por el motivo más insospechado: su nueva barba.

Guillermo de los Países Bajos
Gtres

Las redes han hablado y parece que el rey de los holandeses ha salido airoso en esta nueva apuesta. El detalle de haberse dejado barba no solo le da un toque hípster o “rebelde” que parece atraer a muchas personas, sino que además parece haberle dado cierto peso institucional a la hora de pasar su mensaje. Aunque el rey ya ha sobrepasado la barrera de los 50 años, jamás perdió cierto aire aniñado. Los holandeses se han quedado sorprendidos con esta nueva imagen para muchos muy favorecedora. No es casual. La intención de dejarse barba podría ser una forma más del monarca para mostrar cercanía y solidaridad con el resto de ciudadanos. El mensaje es claro: “soy uno de vosotros. Yo tampoco puedo salir a la calle para ir al barbero”. Como marketing, la jugada parece estar saliéndole redonda.

Federico de Dinamarca y su aire descuidado

Al igual que Guillermo Alejandro, también Federico de Dinamarca parece querer apostar por ese mensaje. El heredero al trono del país escadinavo ha publicado recientemente unas imágenes en sus redes sociales muy alejadas del impoluto “soldadito de plomo”. Más despeinado y con barba de varios días, el hijo de la reina Margarita ha sorprendido con su imagen de “andar por casa”. En un punto distinto encontramos por ejemplo al rey Felipe VI o al duque de Cambridge. El soberano español lleva ya varios años luciendo una barba frondosa que le dan una imagen muy potente. Con más de un metro noventa de estatura, grandes ojos azules y su ya característica barba, hacen del rey el auténtico sex symbol royal. El príncipe William no parece tentando, de momento, en cambiar de look. En eso también se le distingue bastante de su hermano, pequeño, Harry, quien tiene bastante más pelo.

En un mundo donde reina el caos y donde parece que todo se ha parado no deja de ser curioso que algunas de las instituciones más antiguas como son las monarquías mencionadas sigan avanzando y trabajando sin descanso, también en esto de enviar mensajes a sus pueblos. Y es que, aunque los gobiernos sepan que una buena comunicación puede ser determinante, mejor lo saben las cabezas coronadas. Llevan siglos haciéndolo.

Continúa leyendo