El duque de Edimburgo seguirá ingresado...

El marido de Isabel II está siendo tratado de una infección y, aunque parece que responde bien al tratamiento, no se espera que le den el alta próximamente.

El duque de Edimburgo sigue ingresado.
Gtresonline

Mientras su familia está en plena guerra, el duque de Edimburgo continúa hospitalizado, aunque seguramente no esté ajeno a todo lo que está pasando. Se van conociendo algunos datos sobre su estado de salud, aunque no se ahonda en detalles. El príncipe Eduardo ha confirmado que se padre se encuentra "mucho mejor" e ilusionado con poder ser dado de alta muy pronto; algo que parece que, de momento, no sucederá. El portavoz de la casa real británica ha explicaba así el motivo de su ingreso hace ya más de una semana: "El duque de Edimburgo permanece en el hospital King Edward VII, donde recibe atención médica por una infección. Se siente cómodo y responde al tratamiento, pero no se espera que salga del hospital hasta dentro de varios días". 

A pesar de ello, parece que va mejorando y así se lo contó a los periodistas el príncipe Guillermo recientemente al ser preguntado por su abuelo en un acto público. Aseguró que estaba bien y que le están cuidando mucho... El hermetismo oficial que rodea a la dolencia del marido de Isabel II hace que muchos especulen sobre la posibilidad de que esté más grave de lo que se dice, pues no se conoce el alcance de esa infección, ni por qué está provocada. Lo que sí se desmintió es que fuera algo relacionado con el Covid; hay recordar que él y su esposa fueron vacunados en enero. Las informaciones sobre un posible regreso del príncipe Harry a Londres desató todas las alarmas, aunque eso no ha llegado a producirse. Durante estos días de reclusión forzosa, Felipe ha recibido la visita de su primogénito, Carlos de Inglaterra, que llegó al hospital con gesto preocupado.

 

Carlos de Inglaterra visita a su padre.
Carlos de Inglaterra sale del hospital tras visitar a su padre / Gtresonline

En un principio, la dolencia del duque parecía una pequeña indisposición. De hecho llegó al hospital caminando por su propio pie y en un coche privado, no de urgencia. Una vez realizadas las pruebas pertinentes, parece que había alguna complicación más que necesitaba de vigilancia. No hay que olvidar que el marido de la Reina cumplirá 100 años el próximo mes de junio, una edad más que avanzada. Retirado de la vida pública desde 2017, lo cierto es que su salud no le ha dado grandes problemas. Su vista y su audición se han visto resentidas con el paso de los años, pero poco más... Su día a día es tranquilo, disfruta de sus grandes pasiones como son la lectura, escribir cartas, ver programas de cocina... y salir a pescar, un clásico de los Windsor. 

A la preocupación por la salud del duque de Edimburgo hay que sumarle nuevos quebraderos de cabeza para la familia real, al margen del enfrentamiento con los duques de Sussex. El último, la condena de Simon Bowes-Lyon, de 34 años y primo tercero de Isabel II, que tendrá que pasar diez meses de prisión por agredir sexualmente a una mujer en el castillo de Glamis, que pertenece a su familia desde hace siglos. Él mismo reconoció los hechos que se le imputan: "Estoy muy avergonzado por mis acciones que han causado tal angustia a una invitada en mi casa".

También te puede interesar:

Continúa leyendo