El mensaje oculto de Kate Middleton en su regreso más esperado

La duquesa de Cambridge ha retomado su agenda oficial después del confinamiento, estrenando pantalones y repitiendo deportivas

Kate Middleton
Gtres

Kate Middleton por fin ha puesto un pie en la calle. Después de que su marido, el príncipe Guillermo, acudiera a alguna que otra cita pública en el exterior y tras meses de confinamiento, estábamos deseando ver cómo Kate hacía lo propio. Atrás quedaron las videollamadas a través de las cuales cumplía con su agenda oficial porque, aunque trataba de transmitir toda su cercanía, no ha sido hasta ahora cuando la duquesa de Cambridge ha vuelto 100% al trabajo.

En su primera cita real después del confinamiento, Kate Middleton ha visitado el Fakenham Garden Centre en Norfolk donde se ha reunido tanto con los dueños del centro como con el equipo de trabajadores, una forma de apoyar las firmas británicas que se encuentran atravesando un duro momento después de la crisis sanitaria. Si nos esperábamos una parición estelar con uno de sus tan acertados looks, nos hemos quedado boquiabiertos cuando Kate ha cambiado totalmente de registro por un outfit muy cómodo. La ocasión imponía un dress code informal y al menos en eso no ha fallado la mujer del príncipe Guillermo.

Kate Middleton
Gtres

Kate Middleton ha llegado a la cita con su eterna sonrisa. Sin embargo, el secreto de su look lo custodiaba la comodidad. Una camisa azulada de manga 3/4 por dentro del pantalón, unos skinny jeans en marrón chocolate firmados por Massimo Dutti, un nuevo chaleco acolchado con detalles guateados y bolsillos de la marca sostenible Fjällräven y sus pendientes dorados de Monica Vinader. Un outfit con el que la duquesa de Cambridge ha demostrado que sí es posible mezclar tonalidades frías y cálidas obteniendo como resultado un look sofisticado y de lo más oportuno.

Kate Middleton
Gtres

Pero el toque Cambridge lo ha protagonizado un accesorio muy concurrido en su armario que ha puesto el broche de oro a su look campestre. Se trata de unas zapatillas de cordones, en concreto del mítico modelo 2750 de Superga en color verde caqui con la suela de goma marrón a contraste. Y es que, por mucho que los diseños con tacón son los más repetidos, cuando se trata de acudir a un acto, la comodidad es su apuesta segura. Así ha vuelto la mujer del príncipe Guillermo a retomar su agenda oficial después del confinamiento, siempre fiel a su estilo. En este acto tan significativo y nada solemne, la duquesa de Cambridge ha demostrado, una vez más, tener los pies en la tierra -eso sí, siempre con sus sneakers favoritas-.

Continúa leyendo