El nuevo refugio de los Duques de Luxemburgo en un año agridulce

Los Duques han encontrado en España un rincón donde disfrutar y relajarse como dos ciudadanos más.

España es uno de los destinos turísticos elegido por gran parte de los miembros de la realeza europea. Desde hace varios años, Haakon de Noruega viaja con su familia a Formentera para pasar sus vacaciones de verano, lo mismo que hicieron el verano pasado Harry y Meghan, que decidieron escaparse a Ibiza, en una estancia que levantó ampollas en Inglaterra. Pero el norte de la península es también un destino ideal para otros royals que buscan la tranquilidad y el buen tiempo, huyendo del sofocante calor de las islas durante el mes de agosto. Y estos son los grandes Duques de Luxemburgo, que desde hace ya varios años veranea en la costa vasca, más concretamente en la localidad de Biarritz.

Teresa de Luxemburgo, nacida en Cuba, no olvida sus raíces españolas. Descendiente de la zona norte, su familia pasó un tiempo en Santander, antes de trasladarse a Suiza, de ahí su gusto por nuestro país. Ha sido en Biarritz donde los Duques de Luxemburgo han encontrado su refugio en el que relajarse y disfrutar de unos días de descanso “para dos”. Así lo contaba hace unos días la propia María Teresa al diario ‘Sud Ouest’: “Es una tierra muy acogedora, y aunque nos reconocen por la calle, la gente es muy discreta”. Es esta tranquilidad y la comodidad la que ha llevado al matrimonio a adquirir una vivienda con vistas al mar, que han estrenado esta semana. En la ciudad vasca la Duquesa suele hacer recados en Les Halles, donde le gusta especialmente “charlar y conocer a los comerciantes”, y todo apunta a que podría ser aquí donde tendrían pensado retirarse. Una fecha que aún está en el aire porque “todavía tenemos obligaciones en Luxemburgo”.

Es en Biarritz donde han encontrado un remanso de paz después de un año agridulce para ellos, que comenzaba con el escándalo Waringo. A principios de 2020 se conocía que el Primer Ministro Xavier Bettel había encargado un informe detallado sobre el funcionamiento y los gastos de la corte, que se llevaba investigando desde los meses de verano. Todo provocado, entre otras cosas, por la dimisión de más de un tercio de la plantilla de sus empleados desde 2015. Debido a las conclusiones finales, María teresa quedó desvinculada de las decisiones que afecten a la organización de la Corte, de tal manera que la única responsabilidad que tiene es únicamente representativa. Además de estos cambios en el funcionamiento de la corona luxemburguesa, la llegada del covid también revolucionó al pequeño país. Durante la pandemia, los Grandes Duques también han estado muy pendientes de la evolución del mismo y de los diferentes sectores con reuniones desde su Palacio.

Pero no todo han sido malas noticias para la Familia Real. Enrique y María Teresa daban la bienvenida a su quinto nieto el pasado 10 de mayo. El pequeño, hijo del heredero, el Príncipe Guillermo y de su esposa Stephanie, será el futuro Duque de Luxemburgo tras su padre. Un acontecimiento que dejó a un lado los malos momentos vividos por sus abuelos y que se celebró en el país con 21 cañonazos.

Continúa leyendo