El plan secreto (y frustrado) de la reina Isabel para los Sussex

Cuando Harry y Meghan comenzaron su relación se planteó la posibilidad que retrasara su enlace para poder pasar más tiempo juntos y conocerse mejor.

Cuando Harry y Meghan contrajeron matrimonio hace ya algo más de dos años, lo último en lo que pensaba la reina Isabel era en que su hasta entonces nieto favorito podría plantearse abandonar el paraguas de los Windsor y marcharse a Estados Unidos. Sin embargo, Isabel II sí que se planteó que la pareja podría necesitar un tiempo de tranquilidad en privado para adaptarse a su nueva vida y por eso tuvo una idea que nunca pudo llevarse a cabo.

Así lo ha confirmado el historiador y asesor de la serie “The Crown” Robert Lacey, que asegura que la manera en la que se han comportado Harry y Meghan ha generado gran desconcierto entre la familia. Según el especialista, el príncipe Guillermo no estaba muy conforme con que su hermano se casase tan rápido con Meghan, ya que pensaba que podría estar precipitándose.

Una realidad que se confirmó los primeros meses de Meghan como miembro de “La Firma”. Meses en los que los compromisos de la recién estrenada duquesa resultaron numerosos, aunque ella ya pensaba en un camino diferente. En su nuevo trabajo, Lacey explica que la Reina pensó en ofrecer un puesto especial al matrimonio en Sudáfrica, un poco siguiendo su propia estela cuando contrajo matrimonio con Felipe de Mountbatten y pasó sus primeros años de una manera más tranquila en Malta. Una opción que podría permitirles vivir una vida más ‘tranquila’ sin dejar de lado sus responsabilidades y tomarse un respiro de las ataduras que supone estar en la corte.

El escritor asegura que la pareja se mostró interesada con la posibilidad, sobre todo por la relación que siempre han mantenido con el continente africano, que ocupa un lugar especial tanto en la historia personal del príncipe Harrycomo en su romance con la exactriz. El deseo del matrimonio de vivir una vida ‘normal’, alejada de la corte era muy fuerte, pero al final la opción de seguir siendo parte de la estructura de “La Firma” no les convenció y prefirieron marcar su propio camino y en sus propios tiempos.

Continúa leyendo