El rey Felipe se mimetiza con la cultura cubana

El rey sorprende luciendo un outfit sport junto con una tradicional camisa guayabera por las calles de La Habana

Los looks de la reina Letizia siempre son protagonistas en los viajes al exterior y analizados al detalle, comentando su estilo y buscando algún guiño, siempre presente a la hora de elegir una u otra prenda o color. En este primer viaje oficial a Cuba que los Reyes han realizado esta semana, los vestidos veraniegos de escote halter, que dejan sus trabajados brazos, hombros y clavículas al descubierto han llenado la maleta de la Reina; el calzado, más cómodo: con menos tacón y alpargatas de cuña con tiras al tobillo. Pero el que verdaderamente ha sorprendido esta vez ha sido el rey Felipe. Acostumbrados ver al monarca en los viajes oficiales con impecables sastres, en tonos azules y grises, generalmente, y cuidadas corbatas, Felipe de Borbón aterrizó en Cuba y, tras el recibimiento oficial en la plaza de la Revolución, cambió la chaqueta por la guayabera.

Los Reyes
Gtres

En total mimetismo con la isla, don Felipe ha lucido en los actos de día la prenda masculina por excelencia que usa la mayoría de los hombres en Cuba. El día que recorrieron de la mano las calles de la Habana por la plaza de la Catedral de Armas, centro de la vida política y social del último territorio que formó parte en América de la Corona española, escogió una guayabera de color azul cielo, abotonada, con cuatro bolsillos y dos jaretas. Visitaron la catedral de la Virgen María de la Concepción Inmaculada de la Habana y pasearon de la mano ante la mirada de los simpatizantes cubanos. Don Felipe, con guayabera, gafas de sol y rodeado de locales que querían estrecharle la mano y saludar también a la Reina.

Los Reyes
Gtres

La elección del Rey, que en días posteriores volvió a lucir la camisa cubana en color blanco y azul marino, supone un guiño perfecto a Cuba. La cultura local señala el origen de esta prenda en la petición de un campesino que cultivaba el fruto de la Guayaba a su mujer para que le hiciera una camisa cómoda y fresca. Se confeccionan en algodón o lino, unos de los tejidos más indicados para vestir en zonas de temperaturas altas, y suelen llevar varios bolsillos frontales, que sugirió en sus orígenes aquel campesino, para guardar el tabaco y los utensilios que allí acostumbran para liarse un cigarrillo. La prenda se popularizó entre los campesinos y luego entre los militares y posteriormente en el resto dela sociedad.

Felipe VI
Gtres

En La Habana hace calor y la humedad es alta. La camisa guayabera es lo propio, por lo que el Rey, con varios modelos actualizados y de corte algo mas moderno que las tradicionales, se ha mimetizado con la cultura cubana en un claro homenaje a esta ciudad que celebra 500 años desde su fundación, este sábado, 16 de noviembre. Es un viaje histórico, que no pretende apoyar al Gobierno cubano, sino solo “normalizar las relaciones”, según fuentes diplomáticas.

Continúa leyendo