Vídeo de la semana

'El yo que no ves' y los traumas emocionales del príncipe Harry

La nueva docuserie “The me you can’t see” (Apple TV+) aborda la salud mental, las experiencias traumáticas, vivencias, pensamientos y temores que recorren al ser humano; el lado oscuro que nos habita y que, muchas veces, luchamos para esconder.

The me you can't see apple tv principe harry
The me you can't see

En esta ocasión, vemos al príncipe Harry como nunca lo habíamos visto antes: completamente sincero, honesto, transparente y dispuesto a contárnoslo todo. Los productores de esta serie documental se asociaron con expertos y organizaciones provenientes de distintas partes del mundo para visibilizar y generar diálogo sobre la importancia de la salud mental y sus abordajes terapéuticos. Entre los participantes de esta interesante, profunda y tan necesaria docuserie nos topamos con la celebrada cantante y actriz, Lady Gaga, y con la consagradísima Glenn Close.

¿Cuál es el propósito de Harry con la serie documental? El príncipe de Inglaterra busca compartir su experiencia personal y nos cuenta sobre los beneficios que obtuvo al realizar terapia  y cómo, gracias a las numerosas sesiones y a la persistencia a través de los años, siente que su vida ha cambiado completamente y para mejor. La serie ha sido creada por el mismo Harry junto con Oprah Winfrey y para él el objetivo es, sin dudas, el de sincerarse: hablar con transparencia, desde un punto de vista humano y sin filtros. 

The me you can't see harry principe
En el detrás de escenas del programa - Imagen: ABC News

El príncipe Harry practicó casi cinco años de terapia EMDR (eye movement, desensitization, reprocessing), cuya técnica se orienta a desensibilizar y reprocesar traumas psicológicos a través de la estimulación del movimiento de los ojos. Y esta docuserie nos permite ver detalladamente cómo funciona el proceso, que viene ganando tanta fama y apoyo de que Harry tomó la iniciativa de filmar una sesión propia e incluirla entre  los episodios. 

Mientras reflexiona sobre su vida, recuerda la dolorosa perdida de su madre a los 12 años y el trauma de todo lo que conllevó semejante pérdida. Explica cómo encontró refugio en Afghanistan durante un tiempo, alejado de Inglaterra, y vivió una experiencia liberadora con impacto positivo en su estado emocional. Aún recuerda con angustia el miedo que percibió al recordar que, en algún momento, tendría que volver y enfrentar todo aquello de lo que se había alejado. No pudo ser de otra manera.

En sus propias palabras: "Una de las lecciones más importantes que he aprendido en la vida es que a veces tienes que volver atrás y lidiar con situaciones realmente incómodas y poder procesarlas para poder sanar. La terapia me ha preparado para poder asumir cualquier cosa. Es por esto que estoy aquí ahora. Por esto mi esposa está aquí ahora. Ese sentimiento de estar atrapado dentro de la familia es... No había opción para irse. Finalmente, cuando tomé esa decisión por mi familia, seguían diciéndome que no podía hacerlo". 

Ya era hora de ver contenidos desafiantes , que traten temas tan delicados y esenciales como la salud emocional y mental de la mano de un monarca europeo y narrado en primera persona. Un posible futuro rey que quebró lazos con la corona británica al mejor estilo Eduardo VIII, su bisabuelo. “El yo que no ves” es esa parte del otro que no vemos y esa parte nuestra que otros no ven. Nos recuerda que el éxito, la fama y lo material no significan nada si no logramos lidiar con nuestros traumas pasados y viejas narrativas y nos esforzamos para estar más conectados con nuestro auténtico "yo". 

Lo que se ve por afuera poco vale si dejamos de lado nuestro mundo interior, nuestra psiquis, la capacidad de resiliencia, de cambiar de perspectiva, de empoderarnos y apostar por aquello que nos hace sentir más auténticos. La valentía del príncipe Harry radica en mostrarse vulnerable, humano y sincero a pesar de los mandatos, de aquella vida que lo hería profundamente y de la que hoy se sigue liberando. ¿Acaso Lady Di no vivió esas mismas presiones? ¿Acaso por momentos no las vivimos todos salvando las diferencias? 

Continúa leyendo

#}