Vídeo de la semana

El revés de los duques de Sussex a la reina Isabel

Después de unas vacaciones de Navidad en Canadá alejados de los medios, Meghan y Harry han decidido apartarse de la corona británica y de sus deberes y obligaciones

Meghan Markle, príncipe Harry
Gtres

La vuelta a la rutina de los Sussex ha estado llena de cambios. Lo que parecía un retiro provisional debido a las vacaciones navideñas, ha acabado convirtiéndose en una desvinculación permanente del clan Windsor por parte de Meghan y Harry.

Fue el pasado martes cuando los duques de Sussex aparecieron públicamente para agradecer a los canadienses la cálida acogida que les ofrecieron durante su estancia en la ciudad. Se creía que con este evento los padres de Archie inaugurarían la agenda oficial de 2020. Lejos de dar comienzo a sus quehaceres, durante la noche de ayer los duques dieron una noticia inesperada para todos, incluso para los miembros de la Familia Real Inglesa.

La pareja decidió dejar de ser miembros ‘senior’ de la Casa Real británica para vivir entre Reino Unido y Norteamérica y así “criar a nuestro hijo con una apreciación de la tradición real en la que ha nacido” y poder “trabajar para llegar a ser económicamente independientes, sin dejar de mostrar nuestro apoyo pleno a Su Majestad la Reina”.

A pesar de que ambos admitieron haber sido apoyados por la reina Isabel para realizar este cambio, en Buckingham todos están “decepcionados y dolidos” por el anuncio de los Sussex, que fue publicado sin previo aviso a nadie de la familia, y califican la decisión como “asuntos complicados que tomarán tiempo en resolverse”.

Después de pasar su primera Navidad lejos de la tradición de Sandringham, pero en Norteamérica junto a la madre de Meghan, el hijo menor de Lady Di y su esposa parecen haber despejado sus dudas acerca de la vida pública. La familia disfrutó plenamente de sus vacaciones alejados del foto mediático y optaron por la separación de la corona británica y su independencia. No cabe duda que la decisión no ha dejado diferente a nadie, pero aun así la pareja ya había mostrado en múltiples ocasiones su malestar con respecto a la exposición mediática que conlleva ser miembro de la Familia Real.

Continúa leyendo