Vídeo de la semana

Ena, Sofía y Letizia: reinas y madres

Las tres últimas reinas de España han sido o son mujeres que ante todo han dejado o dejan una gran impronta como madres

Letizia de España, Leonor de Asturias y Sofía de Borbón
Gtres

Victoria Eugenia de Battemberg, Sofía de Grecia y Letizia Ortiz. A priori, poco o nada tienen en común estas tres mujeres más allá que todas han sido o son reinas de España. Tres mujeres que han sido fruto de su época, de sus costumbres, marcadas por sus circunstancias personales y claro, con carácteres también muy distintos. Pero hay algo más que las une y no es el parentesco: su condición de madres. Dice Belén Esteban que “a cada una le duele lo que ha parido” y no le falta razón. Las tres reinas han sido ante todo y por encima de todo, madres. Madres preocupadas por la educación de sus hijos, por su preparación al trono, sus matrimonios y en definitiva, su futuro. Esto es lo que las une y las separa.

Victoria Eugenia de Battemberg: una madre atípica para su época

La reina Victoria Eugenia, los condes de Barcelona, los príncipes de España y don Felipe
Gtres

Ena llegó a ser reina de España por su matrimonio con Alfonso XIII. Aunque con los años la sensación que ha quedado es que su matrimonio fue un calvario, lo cierto es que los reyes se casaron enamorados. Si no, de otra manera no se explica el hecho de que hayan tenido nada más y nada menos que seis hijos: Alfonso, Jaime, Beatriz, María Cristina, Juan y Gonzalo. Victoria Eugenia, quien nació en el castillo de Balmoral en 1887 y era por tanto nieta de la legendaria reina Victoria de Inglaterra, tuvo una educación dura y exigente, marcada por las institutrices, patrón que no repitió cuando le tocó ejercer de madre. Aunque fue ella misma una mujer muy controlada, sacrificada y exigente, algo que inculcó en sus hijos, fue también una madre cercana, atenta y hasta cariñosa, teniendo en cuenta los parámetros de la época. Con sus hijas Beatriz y María Cristina mantuvo una relación muy estrecha y llena de afectos. A sus hijos varones les inculcó un gran sentido del deber pues alguno de ellos sería algún día rey de España. Fue con su hijo Juan, conde de Barcelona, a quien más exigió. Con sus nietos fue también una nieta formidable. Su favorito fue Alfonso de Borbón y Dampierre, padre de Luís Alfonso de Borbón.

Sofía de Grecia: una madre presente

Doña Sofía y sus hijos, Don Felipe, doña Elena y doña Cristina
Gtres

La reina Sofía fue, en muchos aspectos, una madre revolucionaria. Al contrario de don Juan Carlos, que creció solo y lejos del hogar familiar, la nacida princesa de Grecia tuvo una infancia completamente distinta. Su palacio en Atenas era un auténtico hogar, donde tanto sus padres como sus hermanos siempre se mostraron muy unidos y afectuosos. Lo mismo que intentó mostrar cuando le tocó ser madre. Doña Sofía ha sido una madre muy cariñosa, muy preocupada por sus hijos, no tanto en el terreno académico, como sí en lo humano. Su método cercano, muy alejado de muchas reinas de su quinta, más austeras en los sentimientos, fue muy criticado por muchos cortesanos que aducen que tanta proximidad no fue positiva a la hora de mostrarles a sus hijos la importancia de una buen matrimonio. Parafraseando a Jaime Peñafiel: “los tres se casaron con quien quisieron y no con quien debieron”.

Letizia: la madre exigente

Letizia de España, Leonor de Asturias y Sofía de Borbón
Gtres

Muchos acusan a doña Letizia de ser una típica madre de clase media, estricta y controladora. Salvo que lo lleve a la exageración, en el fondo, pocos son los que dudan de la importancia de la disciplina impuesta por una madre preocupada por sus hijas. Puede que a Victoria Eugenia y Sofía les preocuparan más otras cosas, pero Letizia, como mujer del siglo XXI que es, lo que más le parece importar es la formación académica de Leonor y Sofía y que además de eso, crezcan dentro de un entorno lo más normal posible. La actual soberana consorte, antes de serlo, fue una mujer normal, universitaria, con una extraordinaria carrera en el campo periodístico. Es lógico que intente que sus hijas no sean unas princesas privilegiadas típicas de un cuento. La realidad es la que es y lo cierto es que las tres, Ena, Sofía y Letizia, más que reinas, han sido madres de su época, por encima de todo.

Continúa leyendo

#}