Vídeo de la semana

Eugenia de York y Jack Brooksbank: todos los secretos detrás de su historia de amor

La pareja ha celebrado el 10º aniversario de su amor en cuarentena. Juntos forman una de las parejas más estables de los Windsor

Eugenia de York y  Jack Brooksbank
Gtres

Muy a menudo hablamos de las idas y venidas de los hijos del príncipe de Gales y nos olvidamos- en realidad no tanto- de las hijas del príncipe Andrés y la eternamente polémica Sarah Ferguson. Como es lógico, William y Harry son, al final de cuentas, los hijos del heredero, pero sus primas, con las que se llevan a las mil maravillas ocupan un lugar especial en los corazones de los británicos. Simpáticas, cercanas y muy independientes, Beatriz y Eugenia de York gozan de gran popularidad. Y si bien la mayor de las hermanas ha tenido que retrasar su boda, la pequeña ya está felizmente casada con Jack Brooksbank, un financiero ligado al mundo del arte. Y se casaron hace tan solo 2 años, su amor acaba de cumplir 10, lo que hace de ellos una de las parejas más estables de la realeza británica.

Eugenia de York y Jack Brooksbank
Gtres

Hace escasos días era la mismísima princesa la que se encargaba de recordar tan señalada fecha. Encerrados en casa, en pleno confinamiento, Eugenia publicó una foto en su perfil de Instagram junto a unas emotivas palabras en las que decía sentirse afortunada por vivir estos momentos difíciles al lado de la persona que ama. Su historia de amor es digna de película. La aristócrata y el apuesto joven se conocían de vista de los locales de moda de Londres donde Jack ejercía como camarero. Aunque pertenece a una acaudalada familia británica, su pasión es la hostelería. Sin embargo, el flechazo solo ocurrió un tiempo después, cuando la joven coincidió con él y su familia en la elitista  estación de esquí de Verbier. Desde ese momento se hicieron inseparables. Su condición de camarero ni tan siquiera fue un impedimento. Ambos sabían que solo era un arrebato de juventud. Jack terminaría por formarse e incluso trasladándose a Nueva York, para trabajar en la famosa casa de subastas Christie´s, poniendo de paso a prueba su amor.

Sin embargo, y tal y como comentarían ambos el día del anuncio de su boda en una entrevista, nada les frenó y además contaron con la inestimable ayuda de Skype para hacer más llevadera la distancia. A principios del 2018 anunciaron su compromiso y tan solo unos meses después, tras la boda de Harry y Meghan, la pareja se dio el “sí, quiero” en una boda que aunque de menor rango que la de su primo trajo consigo la rehabilitación pública de su madre, Sarah, duquesa de York. Una historia con todos los ingredientes de un final feliz que la joven princesa parece agradecer día tras día. No es para menos. Basta con recordar lo complicado que lo ha tenido su propia hermana para encontrar el amor para darse de cuenta de cuan afortunada es.

Continúa leyendo