Vídeo de la semana

Harald de Noruega: la decadencia del otro gran amor de la reina Sofía

El rey de Noruega se encuentra de nuevo ingresado, apenas 1 mes después de haber sido dado de alta y tres tras el suicidio de Ari Behn

Harald y Sonia de Noruega
Gtres

2019 no terminó bien para la familia real de Noruega y 2020 ya se está presentando como un año convulso. Si las últimas semanas del pasado año fueron de incertidumbre y tristeza, el nuevo año es sencillamente su continuidad. Tras el ingreso del rey Harald por unos problemas de salud días antes de la Navidad llegó la trágica muerte de su exyerno, Ari Behn, y ahora, tras el funeral del mismo, un nuevo ingreso en un centro hospitalario de Oslo. Los presagios no son buenos.

En el país escadinavo las especulaciones están a la orden del día. Aunque desde la casa real se ha intentado tranquilizar a la opinión pública desmintiendo por reiteradas ocasiones que el monarca sufra una enfermedad grave, lo cierto es que los noruegos, acostumbrados a la buena salud de Harald, viven estos días con cierta sensación de tensa espera. Las últimas semanas están siendo, pues, de gran incertidumbre y fuerte rumorología.

Haakon, regente

Harald y Sonia de Noruega
Gtres

Al frente del país, como jefe del Estado regente, se encuentra el príncipe Haakon. El heredero al trono ya asumió la regencia hace apenas un mes cuando, poco antes de las Navidades, el monarca estuvo ingresado. Por ese motivo, correspondió al hermano de Marta Luisa asumir las funciones de su padre, entre otras, presidir el Consejo de Estado.

 Haakon ha ido asumiendo en el último año un gran protagonismo en la vida pública del país y más aun con los últimos acontecimientos. El hecho de que asuma la regencia, algo recogido en la constitución del reino, no solo es un paso natural, sino que además es interpretado por muchos como un paso previo a su reinado y a una pronta abdicación de su padre, el rey Harald.

Amor de juventud de la reina Sofía

Harald de Noruega y Sofía de España
Gtres

Era tan solo una joven que ni siquiera contemplaba la posibilidad de casarse con “el chico de los Barcelona”- forma como varias casas reales se referían a don Juan Carlos- y por lo tanto, convertirse algún día en reina consorte de España. Por quien si bebía los vientos la hoy reina Sofía- en aquellos años, Sofía de Grecia- era por su primo, Harald de Noruega.

Varios cronistas apuntan que incluso, durante un tiempo, la reina Federica de Grecia, madre de la reina emérita, intentó colocar a su hija como pretendiente al corazón del futuro rey de los noruegos pero no fue posible. Harald ya se había enamorado de una azafata llamada Sonia, y tras pelear mucho, ya que no fue un amor fácilmente aceptado por el padre del hoy soberano, logró casarse con ella.

Continúa leyendo

#}