Vídeo de la semana

Harald de Noruega recuerda a Ari Behn en su discurso de Año Nuevo

El padre de Marta Luisa de Noruega ha despedido el 2019 con un mensaje en el que habla del vacío que ha dejado en la Familia la pérdida del que fue su yerno

Harald de Noruega
Gtres

Es tradición en Noruega que su Rey despida el año que se deja atrás con un breve discurso en el que hace un repaso de los hechos más significativos que han sucedido en los últimos 365 días. El protagonista del mensaje ha sido Ari Behn, y el que fue su suegro ha querido dedicar unas últimas palabras tanto a él como a los noruegos que han sufrido la conmoción de su pérdida.

El monarca recordó con pesar el día de Navidad en el que el exmarido de su hija decidió quitarse la vida “Muchos de nosotros estamos entrando en el año nuevo con tristeza en nuestros corazones. Pero nos queda la esperanza. Estamos fuertemente tocados por la muerte de Ari Behn esta Navidad. Ha sido cálido experimentar la compasión de muchas personas y verlas encender velas en la Plaza del Palacio”, explicaba Harald, enormemente agradecido por las muestras de cariño por parte de los noruegos.

El padre de Marta Luisa también ha aprovechado para expresar el dolor que ha provocado en su hija la decisión del padre de sus hijas “Hay consuelo en todos los buenos recuerdos y bellas palabras que se han transmitido sobre el padre de tres de nuestros queridos nietos. A veces la vida no es duradera, pero para algunos, se oscurece tanto que nada la ayuda. Ni siquiera el amor de sus seres queridos. Algunos no ven otra manera que dejar la vida. Los que quedan deben vivir, aunque peor, sin la persona que amaban”.

La reflexión anual del soberano ha estado enfocada en todo momento al sufrimiento que produce la pérdida de un ser querido, y ha dedicado la conclusión de su discurso a todos aquellos que han sentido “el triste vacío de alguien con quien se sentían felices”.

A pesar de estar continuamente en el foco mediático por su actitud, a veces un tanto despreocupada, Ari Behn logró hacerse un hueco en el corazón de los miembros de la Familia Real Noruega. En un primer momento, los Reyes nórdicos no aprobaron el compromiso de la princesa con el escritor, pero con el paso del tiempo el fallecido logró a ser un miembro más de la Casa Real e igual de querido que el resto. Por ello, su muerte ha hecho mella en todos los Glücksburg, que se preparan para la celebración de su entierro el próximo 3 de enero en la catedral de Oslo.

Continúa leyendo