Harry y Margarita de Inglaterra: príncipes rebeldes con el favor de Isabel II

La hermana y el nieto de la reina tienen muchas cosas en común, pero lo más importante es el apoyo de la soberana

Dijo el duque de Edimburgo que “por cada un Eduardo VII había un Jorge VI y por cada Margarita había una Isabel II”. Lo mismo se podría decir de los hijos del príncipe Carlos. Y es que las personalidades de William y Harry no podrían ser más dispares. Por lo general, los primogénitos suelen ser más responsables y cargar sobre sus espaldas gran parte del peso, en este caso dinástico. Aunque en el caso de Eduardo VIII y Jorge VI fue a la inversa, pues el rebelde con causa era el mayor, que lo dejó todo, incluida la corona, por Wallis Simpson, y el responsable resultó ser el pequeño, Bertie, más tarde coronado como Jorge VI, en honor a su padre, Jorge V. No obstante, “la naturaleza casi nunca se equivoca”, tal y como dice el marido de la actual reina, y los hermanos mayores suelen dar la talla. Pero, ¿qué pasa con esos familiares que son amigos del escándalo de los que no te puedes librar? Pues en el caso de Isabel II, aceptarlos tal y como son y quererlos.

Isabel II y Margarita de Inglaterra
Gtres

Si algo une, más que los lazos de sangre, a Margarita, condesa de Snowdon, y hermana de la reina con su sobrino nieto, Harry de Inglaterra, es la rebeldía, pero también el favor de Su Graciosa Majestad. Mientras algunos miembros de la familia tienen tendencia a alejarse de esos familiares “escandalosos y tóxicos”, Isabel II hace todo lo contrario. Con su hermana fue siempre bastante benevolente. Margarita era la verdadera rosa de Inglaterra. Guapa, esbelta “enDiorizada” de la cabeza a los pies y llegó a ser más popular que su hermana, a quien la prensa siempre ha tachado de “sosa y aburrida”. La condesa de Snowdon tenía luz propia, era cercana (a su manera), chispeante, osada y expansiva. Su magnetismo era brutal. Siempre que había una recepción en Buckingham, Isabel era la anfitriona y reina del país, pero de la fiesta lo era siempre su hermana.

La vida de Margarita fue siempre un disparate. Su matrimonio fue una espiral de destrucción donde hubo infidelidad por ambas partes, peleas, A lo largo de su dilatada vida, la princesa falleció en el 2002, Margarita protagonizó toda clase de escándalos y se granjeo enemigos dentro y fuera de la corte. Además perdió gran parte del cariño de los ingleses por su actitud caprichosa y tuvo un sinfín de disgustos amorosos. Pero hubo algo que permaneció intacto: el amor y el apoyo de su hermana.

Harry de Sussex
Gtres

Con Harry pasa lo mismo. Puede que los Cambridge sean la pareja más profesional y cumplidora de la monarquía británica y que los Sussex, a su vez, sean la más denostada, pero, y aunque a partir del 31 de marzo dejen de ser miembros seniors de la familia real, lo cierto es que han gozado de un cariño y una protección muy superior. Siempre se ha dicho que Harry es, entre los nietos, la gran debilidad de Isabel II. Aunque siempre fue más espontaneo que su hermano y dio mucho más disgustos, la reina siempre estuvo de su lado, al igual que hizo con su hermana. Puede que nadie mejor que ella sepa entender que no todos están preparados para un mismo grado de compromiso y sacrificio. Sea eso o no, nunca unas palabras de Isabel II parecieron tan verdaderas y sentimentales: “aunque hayáis tomado esa decisión, las puertas siempre quedarán abiertas para ti y tu esposa, Meghan”. Toda una declaración de amor de la más seria de las reinas al más rebelde de sus nietos.

Continúa leyendo