Harry y Meghan vs. Reino Unido: una decepción recíproca

La prensa inglesa analiza los detalles del tormentoso regreso de los duques de Sussex a Inglaterra donde nada fue como esperaban.

Cualquier tiempo pasado fue mejor. Bien podría ser este el título de una película acerca del regreso del príncipe Harry y de Meghan Markle a Inglaterra. Una vuelta que se produjo la pasada semana con motivo de la celebración del Jubileo de Platino de la reina Isabel II. Había una gran expectación puesta en el primer evento conjunto de ambos en tierras británicas desde que consumaran su polémica salida de la Familia Real, para emigrar hasta Estados Unidos en búsqueda de una nueva vida.

No se puede decir que el retorno del hijo de Diana de Gales a casa haya sido un éxito, ni mucho menos el de su esposa, señalada por algunos medios de comunicación como una de las causantes de la decisión de Harry de renunciar a sus obligaciones y privilegios reales. Ni el matrimonio ha quedado conforme ni tampoco los principales tabloides británicos que se ocupan de informar sobre los Windsor. Nadie ha salido ganando en esta visita exprés de los duques.

Meghan Markle, príncipe Harry
Gtres

Es precisamente la brevedad del viaje lo que ha levantado ampollas en la opinión pública. Harry y Meghan llegaron a Londres el pasado jueves 2 de junio, día en el que comenzaban los festejos, procedentes de California. Durante su estancia se han alojado en Frogmore Cottage, una lujosa residencia a muy pocos metros del castillo de Windsor donde reside Isabel II. Durante estos días solo se han dejado ver públicamente en el servicio religioso que tuvo lugar el pasado viernes 3 de junio en la catedral de St. Paul, si bien se especula con la posibilidad de que hubieran celebrado una pequeña fiesta de cumpleaños en honor al aniversario de su hija Lilibet, que aún no conocía a su bisabuela.

Ha habido un hecho que ha cabreado sobremanera a algunos sectores de la sociedad ha sido que abandonasen las islas mucho antes de que acabasen los actos. el duque y la duquesa de Sussex y sus hijos volaron desde el aeropuerto de Farnborough, al oeste de Londres, a la 1:30 p. m del domingo, antes de que arrancase el desfile que cerraba las celebraciones del Jubileo y que reunió en las calles de la capital a miles de personas. No formaron parte del espectacular posado familiar desde el balcón de palacio. A esa hora, Harry y Meghan ya sobrevolaban el cielo rumbo a casa después de protagonizar una estancia que ha sido cifrada en 160.000 libras, si bien se desconoce quién pagó esa factura.

Su aterrizaje en California también fue noticia, sobre todo por el revelador comportamiento del príncipe. A su bajada del jet privado en el que viajaron se montaron en un todoterreno de alta gama. Es ahí donde se vio a Harry en actitud muy pensativa y con un lenguaje gestual apagado, según informan testigos a la prensa británica. El diario Express apunta a que el hijo de Diana de Gales no se ha tomado nada bien su nuevo rol dentro de la familia: “Le está resultando difícil tragar ser un royal de segunda fila”, apunta un testimonio al citado medio.

Harry, MEGHAN
Gtres

Un buen ejemplo de esto se vio durante su participación en la misa en St. Paul. A pesar de ser el sexto en la línea de sucesión al trono, el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle  se sentaron en la segunda fila de la Catedral de San Pablo, detrás del conde y la condesa de Wessex y sus hijos y cerca de su prima que no trabaja, la princesa Eugenia y su esposo Jack. Brooksbank. En otras palabras, el ocupar un puesto en la línea de sucesión ya no le garantiza ser un miembro activo de La Firma. Una de las firmas más reputadas en cuestiones royal es la de Richard Kay, quien afirmó que la disposición de los asientos en la Catedral de San Pablo para el servicio de acción de gracias del viernes fue la "realidad pública del descenso de Harry en el orden jerárquico real". Y apunta que “nada ilustra cómo el exilio de los Sussex en California ha trastornado su viejo mundo que la forma y el momento de su llegada a St Paul's”.

Es la nueva realidad que vive el hermano de Guillermo de Cambridge, quien sí que ejerce un papel activo y crucial en el día a día de la corona.

Meghan Markle, señalada de nuevo

Y si el príncipe Harry ha sido criticado, su mujer no se escapa del mismo juicio público. Diversas opiniones aparecidas en prensa han sacado a relucir un desplante de la exactriz durante el servicio de Acción de Gracias en el que estuvo presente. El detonante es el look que eligió, formado por vestido-abrigo blanco con cinturón.

Meghan Markle
Gtres

Una pieza deslumbrante que firma Dior y no ningún diseñador británico. Y es que es tradición que las royals apuesten por la moda nacional durante festejos tan señalados como el Jubileo de Platino en honor a la reina Isabel.

Alberto Ardila

Alberto Ardila

Contando historias objetivas desde mi objetividad y con la pasión del primer día.

Continúa leyendo