Haya de Jordania vuelve al tribunal: las claves de la historia que ha conmocionado a Occidente

La hermana del rey Abdalá se enfrenta a la recta final del proceso por la custodia de sus hijos

Haya de Jordania
Gtres

Impecablemente vestida de blanco, con el semblante serio y acompañada por Fiona Shackleton, la “magnolia de acero”. La princesa Haya de Jordania regresaba este miércoles a los juzgados de la ciudad del Támesis con la esperanza de avanzar un paso más en su arduo camino por la custodia de sus hijos. Una batalla que emprendió hace más de un año en contra de su marido, el emir de Dubái, que parece no estar dispuesto a dejar que la hermana del rey de Jordania se salga con la suya.

La hija del difunto rey Hussein ha contratado los servicios de la que fuera abogada del príncipe Carlos en su divorcio de Diana de Gales para este difícil proceso. Juntas quieren conseguir que la Princesa permanezca en Londres acompañada de sus dos hijos a quienes no quiere que se obligue a regresar a Dubái ni se fuerce a contraer matrimonio en contra de su voluntad.

Fue hace un año cuando Haya acaparó la atención de los medios cuando se fugó del emirato por un matrimonio que, a simple vista, no presentaba inestabilidad. Sin embargo, de puertas para adentro la situación debía ser muy diferente de lo que aparentaba. El Emir no está acostumbrado a que le lleven la contraria, y mucho menos a estar en el punto de mira por las decisiones de una mujer, algo que ahora parece inevitable.

Haya de Jordania
Gtres

El pasado mes de mayo presentó una demanda solicitando la custodia de sus dos hijos, confiando en el amparo de las leyes de los Emiratos Árabes Unidos. Pero Haya ya estaba en Londres y había pedido una orden de alejamiento y de protección contra un matrimonio forzado. La Princesa aseguró a varios confidentes que se había escapado porque llegó a temer por su vida.

Pese a que ninguno de los afectados ha hecho declaraciones en público, el caso de Haya resulta muy similar al de la princesa Latifa, una de las hijas del Emir, que un año antes también intentó escapar pero fue interceptada. De hecho, también la princesa Shamsa trató de fugarse cuando era una adolescente.

Aunque la vista de ayer versaba sobre un recurso que el emir ha presentado en conta de la publicación de algunas de las resoluciones del juez del caso, lo cierto es que la cuestión de la custodia aún está pendiente. Por fortuna, la Princesa ha contado con la colaboración del rey de Jordania, que le ha ofrecido un puesto en la Embajada que le otorga inmunidad diplomática.

Continúa leyendo