Iñaki Urdangarin: un viaje a Ginebra para buscar el perdón con aroma a divorcio

El todavía marido de la infanta Cristina pasa una semana en Suiza para reencontrarse con sus hijos, especialmente con Irene Urdangarin, la que peor se ha tomado la separación de sus padres.

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina continúan dando pasos adelante en pro de clarificar de una vez por todas su situación matrimonial. Ese era uno de los objetivos del viaje a Ginebra que emprendió hace unos días el exdeportista vasco. Iñaki se desplazó en coche hasta la ciudad suiza y allí estuvo reunida con su mujer, avanzando en lo que parece terminará como un divorcio comunicado de manera oficial. Así lo asegura la revista Hola, cuyas páginas desgranan que la hija y yerno del rey Juan Carlos han estado “preparando el terreno” para disolver su vínculo de una vez por todas. Sin embargo, hay informaciones que son más cautas, como la de Vanitatis, que sostienen que ambos van a seguir con su separación sin más cambios previstos.

Una testigo que caminaba por la calle alertó al programa Sálvame de que había visto en las inmediaciones de un hotel a Urdangarin y Cristina de Borbón: “Pasé por la calle donde está el lago y allí estaban los dos, andando, luego ella se metió en el hotel. Es un paseo en el que todo el mundo está, pero hay un hotel al que va la gente de dinero y no sé si ella vive allí porque ella entró y él la esperaba”. Después de reunirse para tratar asuntos que de momento solo saben ellos, salieron a pasear por las calles de Ginebra.

Iñaki Urdangarin
Gtres

Sea como sea, el objetivo prioritario de Iñaki Urdangarin al desplazarse a Suiza no era ese. El exbalonmanista buscaba el perdón de su hija pequeña, Irene Urdangarin, según informa Pilar Eyre en la edición de Lecturas de este miércoles. ¿El motivo? La hija pequeña del matrimonio -aún no ha cumplido la mayoría de edad- fue la que peor se tomó la aparición de las famosas imágenes de su padre junto a Ainhoa Armentia, caminando agarrados de la mano por la playa de Bidart. Quizá por su juventud e inocencia, ha sido duro de gestionar para ella.

Para Urdangarin la prioridad es el bienestar de sus hijos. La relación con todos ellos es buena pese a todo, pero con Irene había que limar algunas asperezas surgidas a raíz de tan feroz polémica. Por eso Iñaki reunió unos días y se desplazó hasta la ciudad donde reside su hija. Se instaló en el domicilio familiar, pero no se puede decir que compartiese techo con la infanta Cristina puesto que ella aprovechó la estancia de su todavía marido para viajar hasta España, donde se encontró con su madre, doña Sofía, convertida en su mejor apoyo en la traumática separación.

Infanta Cristina
Gtres

Padre e hija hicieron planes juntos para recuperar el tiempo perdido y que ese tiempo sea de calidad. Fueron a visitar a una sobrina del vasco que acaba de tener un bebé; fue a buscar a su hija al colegio, jugaron al tenis juntos y pasearon por Ginebra mientras degustaban un helado. Planes que haría cualquier progenitor y con los que Urdangarin pretende volver a ganarse la confianza de Irene.

Han pasado dos meses largos desde que el matrimonio anunciara su separación a golpe de comunicado: “De común acuerdo, hemos decidido interrumpir nuestra relación matrimonial. El compromiso con nuestros hijos permanece intacto. Dado que es una decisión de ámbito privado, pedimos el máximo respeto a todos los que nos rodean. Cristina de Borbón e Iñaki Urdangarin”, rezaba el escrito oficial. Desde entonces, ambos han continuado con su vida pero con la incertidumbre como compañera de viaje.

Cristina continúa con su vida en Suiza, haciendo frecuentes viajes a España, mientras que Iñaki Urdangarin sigue manteniendo su relación sentimental con Ainhoa Armentia, su compañera en el bufete de abogados de Vitoria donde ambos trabajan. Algo que va a cambiar de manera inminente puesto que Iñaki Urdangarin conservaba su trabajo en Imaz & Asociados porque era una condición sine qua non para conseguir su ansiado tercer grado penitenciario. De hecho, ya ha comunicado a sus compañeros que no sigue allí, algo que ha generado alivio entre los trabajadores, acostumbrados últimamente a la presión mediática que se vivía a las puertas de la oficina mañana y tarde.

Ainhoa Armentia
Gtres

Armentia podría seguir los pasos de Urdangarin. El horizonte a corto plazo de ambos pasa por vivir juntos y ya habrían mirado un piso juntos en las afueras de Vitoria, según ha informado el programa Ya es Mediodía.

Alberto Ardila

Alberto Ardila

Contando historias objetivas desde mi objetividad y con la pasión del primer día.

Continúa leyendo