Vídeo de la semana

Iñaki Urdangarin y Cristina de Borbón, un matrimonio al que nada se le pone por delante en cuatro imágenes

Iñaki Urdangarin y la infanta Cristina han paseado por Vitoria cogidos de la mano y dedicándose miradas cómplices como dos adolescentes enamorados

Iñaki Urdangarin, Cristina de Borbón
Gtres

A veces los baches refuerzan las relaciones, y eso es precisamente lo que debe haber sucedido entre la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. Están viviendo su Navidad más dulce después de que el año pasado no pudieran verse debido al ingreso del primero en prisión. Todavía no ha conseguido la libertad, pero si su primer permiso, que ha elegido disfrutar en unas fechas tan señaladas como el 24 y el 25 de diciembre. Las ha disfrutado en familia, con su madre, sus hermanos y sobre todo con su mujer y sus hijos.

Iñaki Urdangarin, Cristina de Borbón
Gtres

 Iñaki pasó la mañana del martes 24 trabajando en su voluntariado en Don Orione y después se trasladó a Vitoria donde llegó poco antes de las ocho de la tarde en una furgoneta Vito conducida por la infanta Cristina. La familia, lejos de esconderse, acudió el domingo 25 a tradicional misa navideña y fue, en ese momento, cuando quedó constancia del amor que a pesar de todo existe entre el matrimonio.

Iñaki Urdangarin, Cristina de Borbón
Gtres

En las cuatro imágenes que acompañan a estas líneas se puede observar que a pesar de ir rodeados de toda la familia ellos van o agarrados de la mano o agarrados de la cintura, y se miran, se sonríen, van charlando y a ambos les brillan los ojos, entre ellos hay amor e ilusión por reencontrarse, no está siendo una etapa fácil, pero estas imágenes dejan claro que ellos están más unidos que nunca y que superaran este bache.

Iñaki Urdangarin, Cristina de Borbón
Gtres

Son solo cuatro días los que pueden estar juntos, el viernes Iñaki deberá regresar a prisión y continuar con su rutina allí y su voluntariado de dos días por semana, pero ahora será más llevadero, pues cada cierto tiempo puede pedir periodos de permiso de un máximo de siete días, lo que le ayudará a coger fuerzas de cara a lo que le resta.

Continúa leyendo