La reina Isabel II “devastada” tras la repentina muerte de su perro Fergus

Un mes después de despedirse de su marido, el duque de Edimburgo, la reina Isabel II sufre un nuevo golpe tras la repentina muerte de Fergus, uno de los cachorros que le regalaron hace unas semanas para que le hicieran compañía durante la hospitalización de su marido.

“Devastada”. Así asegura la prensa británica se encuentra la reina Isabel II tras un nuevo e inesperado golpe de la vida. Hace unas horas, se conocía la repentina muerte de Fergus, uno de los nuevos perros de la monarca, que ha tenido que despedirse de su cachorro de tan solo cinco semanas de vida.

Fergus fue, junto a Muick, un regalo que el príncipe Andrés quiso hacer a su madre hace unas semanas para animarla tras ingreso hospitalario del duque de Edimburgo. Un bonito gesto del tercer hijo de la reina que de esta manera quería que Isabel II se sintiera acompañada en esos duros momentos. Y lo consiguió. Tras la muerte de su marido, el pasado 9 de abril, Isabel se refugió en el castillo de Windsor junto a sus perritos, con quienes pasaba la mayor parte del tiempo.

Es de imaginar el duro golpe que ha supuesto esta nueva pérdida en la vida de la monarca, que aún se recupera de la triste muerte del duque. Aunque Buckingham no ha querido hacer declaración alguna sobre el estado de la reina, son muchos los que aseguran que pasa por uno de los momentos más tristes de su vida.

A finales del pasado año, Isabel ya tuvo que decir adiós a uno de sus más fieles compañeros, Vulcan, una triste despedida para la reina que aseguró a su círculo más cercano no querer tener más perros, pues consideraba que ya era muy mayor y no quería dejar huérfanos a sus mascotas. Poco podía imaginar Isabel el bien que haría la llegada de Fergus, un cachorro de dorgi, una mezcla de razas corgi y teckel, que recibió el nombre del tío materno de lsabel y que consiguió animar a la reina en estos tiempos.

Isabel II se encuentra devastada tras la muerte de su cachorro Fergus, un mes después de despedirse de su marido, el duque de Edimburgo
Gtresonline

Unos tiempos convulsos para Isabel II que, además de despedir a su marido y compañero de vida, ha vuelto a enfrentarse a los duros comentarios y críticas que desde Estados Unidos lanza su nieto Harry.

Semanas después de la polémica que suscitó la entrevista que el príncipe Harry y Meghan Markle ofrecieron a la todopoderosa Oprah Winfrey, y que hizo temblar los cimientos de Buckingham Palace, el hijo pequeño de Carlos y Diana ha vuelto a hablar de su familia. En esta ocasión, Harry aprovechó una conversación con el actor Dax Shepard en el podcast Armchairt Expert, para lanzar contundentes declaraciones que no han sentado nada bien a la Corona británica. Frases como la que aseguraba que pertenecer a la Casa Real era “una mezcla entre protagonizar el Show de Truman y vivir en un zoológico” o “¿De verdad esa iba a ser mi vida? ¿Sonreír y aguantar lo que me echen? Cuando tenía poco más de 20 años ya sabía que no quería estar en esa posición. No quería hacer eso. Sobre todo siendo consciente del daño que aquella presión hizo a mi madre. ¿Cómo iba a asentarme y a tener una esposa y una familia sabiendo que la historia volvería a repetirse?”.

Unas declaraciones que no han sentado nada bien en Londres, y ante las que ya hay muchas voces que exigen a los duques de Sussex que renuncien a su título nobiliario.

Continúa leyendo