Vídeo de la semana

Kalina de Bulgaria y Kitín Muñoz: un inesperado regalo por su aniversario cargado de significado

La pareja, que habitualmente reside en Marruecos, acaba de celebrar su decimoctavo aniversario de boda

Kalina de Bulgaria
Gtres

No son buenos tiempos para las familias reales en general, pero hay fechas en las que merece la pena celebrar. Kalina de Bulgaria y Kitín Muñoz están en una de esas etapas. La apreja acaba de cumplir dieciocho años de feliz matrimonio y ahora ante ellos se plantea la posibilidad de un cambio. A pesar de que habitualmente viven en Marruecos con su hijo Simeón Hassan, el peso de las raíces les hace pensar en volver a Bulgaria y ahora, más que nunca, esta opción suena con mucha fuerza.

Hace poco más de dos semanas salía a la luz una información que ha llenado de alegría a la familia en un tiempo convulso. Según confirmaban fuentes locales, el padre de Kalina, el exrey Simeón acaba de recuperar un pequeño tesoro en el país en el que una vez reinó y otra gobernó. El Tribunal Supremo de Casación de Bulgaria admitía que el parque y el palacio de Tsarska Bistritsa pertenece al exmonarca y a su hermana, María Luisa Chrobok, de manera que debe devolvérsele de manera inmediata. Este lugar tiene muchos recuerdos para el Rey, ya que allí pasaron su infancia antes de partir para hacia el exilio, primero en Egipto y luego en España, aunque en 2001, Simeón regresó a Bulgaria como primer ministro de la República Búlgara.

Kalina de Bulgaria
Gtres

Para el exmonarca, esto supone toda una recompensa tras muchos años de litigios por recuperar todas las propiedades que les fueron arrebatadas cuando se abolió la monarquía, sin ofrecerles ningún tipo de recompensa. Sin embargo, en 1992 se creó la Ley de Restitución y en 1998 el Tribunal Constitucional búlgaro declaró que la nacionalización de las propiedades privadas de los antiguos zares era anticonstitucional. Ya en el período de 1998 y 2004, a la Familia Real se le devolvieron varias de las propiedades, pero no se les permitió venderlas o hacer uso comercial de ellas.

La recuperación de este palacio es especialmente importante para Kalina y Kitín Muñoz, ya que fue allí donde la pareja contrajo matrimonio. Un lugar escogido a conciencia ya que es donde su padre había sido muy feliz. El palacio, ubicado al oeste de la estación de esquí de Borovets, cuenta con más de veinte hectáreas de terreno. Allí también la pareja celebró el bautizo de su hijo Simeón Hassan.

 

 

Continúa leyendo