Vídeo de la semana

Kensington Palace aprovecha la ternura de los Cambridge contra la crisis Sussex

El príncipe Guillermo ha querido tener un gesto cariñoso con su mujer al regalarla una flor en pleno acto oficial

Kate Middleton, príncipe Guillermo
Gtres

Tras la reunión del pasado lunes en Sandringham, ha tocado volver a la realidad. Los duques de Cambridge han reabierto sus agendas oficiales en pleno revuelo por la decisión de sus cuñados de abandonar su posición ‘senior’ como miembros de la Familia Real Británica. Dejando ver una sonrisa en sus rostros, Kate Middleton y el príncipe Guillermo han presidido su primer acto público en Bradford con el objetivo de conocer una serie de proyectos de apoyo a la comunidad y cohesión dentro de ella.

Lo que parecía ser un evento que se llevaría a cabo de manera protocolaria, resultó ser más familiar de lo que pensábamos. Los duques pudieron adentrarse en la ciudad y conocer a sus ciudadanos, creando un ambiente de lo más cálido. Pese a ser una pareja que no nos tiene acostumbrada a tener gestos cariñosos en público, ha sido el mismísimo príncipe Guillermo quien ha querido dejarse llevar por el momento y ha aprovechado para regalar una rosa blanca a su mujer, símbolo de amor puro y sincero entre dos personas que se han unido previamente. Un acto que sorprendió a los asistentes, e incluso a la propia Kate.

En medio de la crisis en el clan Windsor y la reciente reunión por la renuncia de sus cuñados, los Cambridge han aprovechado el evento emotivo para lanzar este vídeo en el Instagram de Kensingtonroyal y hacer ver que, pese a los inconvenientes ocurridos en los últimos días, el futuro de la monarquía está en buenas manos.

En un futuro, serán primogénito de Lady Di y su mujer quien tomen el relevo del príncipe Carlos. Es por ello que ambos están esforzándose en hacer olvidar la imagen más fría que les definía para acoger una más cercana y devolver la esperanza por la Corona entre los londinenses. No lo tendrán nada fácil, dadas las dificultades que han envuelto a la Casa Real durante estos meses, como la incriminación del duque de York en el caso Epstein.

Continúa leyendo