La casa de los duques de Cambrige cuenta con una habitación del pánico y un túnel secreto

Kate Middleton y el príncipe Guillermo viven en el Palacio de Kensington desde hace diez años, en un apartamento que cuenta con una habitación destinada a la protección de la Familia Real británica.

Si alguien quisiera dañar a Kate y Guillermo en su casa, lo tendría muy difícil gracias a las medidas de seguridad que tienen en su apartamento. Desde el año 2012, los duques de Cambridge viven en el Palacio de Kensington junto a sus tres hijos, George, Charlotte y Louis, una residencia que comparten con otros miembros de la Familia Real británica. Los vecinos de Guillermo y Kate son otros royals que forman parte de la familia de la reina Isabel II, y los duques de Cambridge ocupan el apartamento 1A. En la parte exterior del palacio, en el jardín Sunken, la familia puede disfrutar de la escultura de la fallecida Lady Di en la que aparece acompañada de una niña y un niño, reflejando así su espíritu solidario y bondadoso.

lady di
Gtres

Los duques de Cambridge decidieron amueblar la habitación de los niños con Ikea, algo que enorgulleció enormemente al presidente de la empresa, Marcus Engman, "Me enorgullece que pueda adaptarse a todo el mundo. Así es como queremos que sea Ikea, que valga para todos, tanto para la realeza como para la gente corriente". Pocos esperaban que Kate y Guillermo escogiesen muebles de Ikea para alguna de las estancias de su apartamento. La decoración de la habitación del matrimonio es una incógnita, ya que nunca se han publicado imágenes de este dormitorio, sin embargo pudimos ver el salón gracias a una reunión que mantuvieron los Obama con Kate, Harry y Guillermo. El salón está decorado con algunos cuadros y fotos, en las que aparece Lady Di de manera reiterada, los tonos escogidos para los muebles son neutros y suaves y la iluminación tenue hacen del salón un espacio de lo más acogedor y hogareño.

kate guillermo
Gtres

El apartamento tiene un total de 20 habitaciones aunque la que más llama la atención es la que está destinada a la seguridad de la Familia Real británica. El príncipe Guillermo y Kate Middleton tienen a su disposición cinco salas de recepción, varios vestidores, tres dormitorios principales, guardería 24 horas para sus tres hijos y la guinda del pastel, un túnel secreto y una habitación del pánico. Se trata de una habitación con un sistema de filtración de aire, protección contra la guerra biológica y un túnel de escape para emergencias, un pequeño búnker al alcance de muy pocos. Según los especialistas, las salas de pánico reales están pensadas para soportar gases venenosos, ataques terroristas e incluso el impacto de una bomba, además están equipadas con comunicaciones completamente seguras, camas para el descanso de la familia real, lavadora y comida y agua para poder pasar allí un periodo máximo de una semana.

palacio
Gtres

No son los únicos royals ingleses que disfrutan de un extra de seguridad en su domicilio. Tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, Isabel II decidió construir refugios antinucleares para afrontar guerra química, atómica y bacteriológica en los palacios de Buckingham y Windsor, estamos sin duda ante una mujer previsora. A pesar de la seguridad en ambos palacio, lo cierto es que los intentos de entrar en Windsor o Buckingham son habituales, el caso más conocido fue el de Michael Fagan, un joven de 32 años que consiguió acceder al dormitorio de Isabel II y estuvo charlando con ella durante diez minutos, en un momento de la conversación, Fagan pidió un cigarrillo a la reina y entonces aprovechó para pedir ayuda.

El intruso estaba ebrio y le pareció buena idea entrar en el palacio de Buckingham y visitar a Isabel II mientras dormía. Saltó la verja sin dificultad y accedió a la sala de colección de sellos del rey Jorge V por una ventana abierta, fue entonces cuando sonó la alarma en dos ocasiones, pero los agentes lo achacaron a un cortocircuito y no le dieron mayor importancia. Fagan trepó por una tubería de casi cinco metros hasta el tejado, entró en el palacio y guiándose por los cuadros llegó al dormitorio real de Isabel II a las 7:15 de la mañana. La hazaña de este pinto irlandés le condujo directo a la fama y tras el asalto al palacio de Buckingham dio entrevistas a varios medios de comunicación británicos narrando el histórico suceso. 

Odina Sanz

Odina Sanz

Empecé a hablar con un año y hasta hoy. Maña de nacimiento y madrileña de adopción, dediqué mis primeros artículos a mi diario y le cogí el gusto, mi abuela dice que se me da bien. Objetivo vital: Dar la vuelta al mundo sin maletas.

Continúa leyendo