Vídeo de la semana

Carmen Gallardo: ''Doña Sofía y Letizia tienen una visión del mundo completamente distinta''

La escritora del libro 'La última reina' nos habla de los aspectos más íntimos y personales de la esposa de don Juan Carlos: su relación con sus hijos, su matrimonio, el futuro de Leonor...

Fue educada para ser reina y eso es lo que ha hecho, dejando de lado sus sentimientos personales, con una profesionalidad admirable. Ha soportado con estoicismo polémicas y humillaciones sin perder nunca la compostura, lo que podría hacernos pensar que Sofía de Grecia es una mujer fría y de corazón duro. No es ese el retrato que hace de ella la periodista y escritora Carmen Gallardo en su libro 'La última reina', que ha sido un completo éxito de ventas y ya va por la segunda edición. Esta es una señal inequívoca de que, pese a lo mucho que se ha escrito sobre la esposa de don Juan Carlos, sigue despertando enorme curiosidad e interés. Especialmente ahora, con el rey Emérito 'exiliado' voluntariamente en Abu Dabi mientras regulariza sus cuentas pendientes con Hacienda, y con la imagen pública de la monarquía en horas bajas. ¿Hay esperanza para la corona? Desde luego doña Sofía cree que sí: la princesa Leonor. Hemos hablado con la autora del libro para que nos desvele algunos de los secretos de la reina Emérita.

¿Cómo surge la idea de escribir este libro sobre doña Sofía?

Quería situar en primera línea a la mujer y a la reina que desde un segundo plano nos ha acompañado en los últimos cuarenta años. El foco se centra en ella, sus sentimientos, acciones, la defensa de la corona. He pretendido indagar en su alma, traspasar los muros de palacio y poner en contexto algunos de los pasajes más importantes de su biografía.

¿Has descubierto algo de la reina que te ha sorprendido?

Varias cosas, desde luego el compromiso tan firme con la corona. Además, he intentado entender el sentido de términos como sacrificio y servicio vinculados a la realeza, son casi religiosos.

¿Por qué el título de 'La última reina'?

La reina Sofía es la última de una estirpe, de un modelo de entender la realeza: princesas educadas para el servicio desde una disciplina férrea y evitando mostrar en público sus sentimientos. La obligación está por encima de sus afectos, dolores o tristezas. Y, sobre todo, están educadas para
defender la corona por encima de todo. Esa es su misión y la reina Sofía la lleva a rajatabla desde que llegó a España en 1963.

En el libro huyes del tópico de presentarla como sufridora...

Es una mujer con una misión, la misión de las reinas y reyes, defender la corona para su dinastía, para los herederos. Está educada desde la cuna para desarrollar un papel en la vida. Fíjate que solo ocurre en esa institución, a ningún niño se le educa desde pequeño para el papel futuro, a ellos sí, y eso marca la diferencia. Ella ha aprendido que ser reina no es un trabajo, es una condición.

Para una mujer como ella, consciente de su compromiso y su labor en la corona, los escándalos en los que se ha visto envuelto desde su hija Cristina e Iñaki hasta su marido ha debido ser un auténtico vía crucis…

Claro. No podría ser de otra forma, le afectan en la doble condición de madre y de reina. En el primer caso ha querido apoyar a su hija, pero no ha dejado de ejercer como reina en ningún momento. En la relación con su marido, le afecta sobre todo la humillación a la reina. Hace tiempo que sabe que su relación matrimonial es institucional, pero la humillación pública a la reina es quizá lo más doloroso.

Los Reyes eméritos
Gtresonline.

¿A cuál de sus hijos dirías que está más unida?

Pienso que su gran debilidad es el rey Felipe VI. Ha posado feliz a su lado cuando era su acompañante a las bodas reales de los herederos europeos; siempre atenta en los posados oficiales cuando era niño, le dedicaba un gesto especial, una sonrisa, una caricia... Pienso que con la infanta Cristina mantiene afinidades importantes: el interés por las labores solidarias o la pasión por la música clásica. Además, a pesar del asunto Noos, de la condena de Urdangarín, de su entrada en
la cárcel y lo que todo ese episodio desprestigió a la institución, Cristina ha defendido a su familia por encima de todo, y eso creo que es también enseñanza de su madre.

En tu opinión la supuesta enemistad de doña Sofía con Letizia ¿es más leyenda que realidad? ¿A qué obedece esa falta de sintonía?

Imagino que la realidad está aumentada con la leyenda. De cualquier modo, son mujeres con una educación y una visión del mundo completamente distinta. También lo es la forma de entender el papel de reina de ambas. Parece inevitable el desacuerdo en ese sentido.

Su objetivo es mantener la corona, pero parece cada vez más difícil que Leonor llegue a reinar en una sociedad poco partidaria de la monarquía... ¿Es consciente de ello?

Todos lo son. Las encuestas están ahí, definiendo con claridad las aspiraciones republicanas de gran parte de la sociedad española, de los más jóvenes en especial. Una de las tesis de 'La última reina' es que el reinado de Leonor significaría una auténtica renovación de la Corona, sin implicaciones con el pasado. Ella es quien podría representar a la España plural de ideas y territorios.

Hablando de Leonor, parece que doña Sofía ha tenido algo que ver en la decisión de enviarla a estudiar a Gales...

Si no lo ha tenido directamente, sí a través de su hijo. El colegio está inspirado en los principios culturales y educativos del internado de Salem donde doña Sofía se formó. Es muy importante la elección de este centro: el colegio de Gales forma parte de la red de colegios del Mundo Unido, que
tuve la oportunidad de conocer. Hice un reportaje en el colegio de Duino, en Italia. Estuve varios días en el centro, me moví a mi aire y pude conocer el método educativo integral, la labor social que los chicos y chicas hacen por la comunidad, la disciplina, los trabajos culturales y manuales, una educación integral. Y, sobre todo, la convivencia de jóvenes procedentes de cualquier parte del mundo, de cualquier religión, agnósticos o ateos. Jóvenes de orígenes sociales muy diferentes, la gran mayoría, becados total o parcialmente.

Allí, la princesa de Asturias vivirá una vida muy distinta a la que está acostumbrada...

Bueno, las habitaciones son compartidas y las que yo vi no podían ser más sencillas. Creo que a la princesa de Asturias le hará muy bien esa convivencia y salir de Zarzuela.

La reina Sofía y Leonor
Doña Sofía está feliz de que su nieta vaya a estudiar en Gales / Gtresonline.

Doña Sofía expresó sus ideas animalistas y era vegetariana en una época en que esto aún sonaba extraño, sin embargo también parece una mujer muy conservadora...

Quizá hubo un error de percepción social, al entender que esos valores correspondían a un determinado posicionamiento político. Es lógico que sea conservadora, pertenece a una familia real. Ella llegó con esos valores europeístas a una sociedad cerrada a cal y canto, una sociedad que solo
entendía una religión y las danzas folclóricas. La entonces princesa Sofía aportaba principios y costumbres extraños en aquella sociedad; incluso pertenecía a una religión diferente a la católica. Fue la 'extranjera' durante muchos años. Era europea en un mundo cerrado como era la
España franquista.

¿La separación oficial del Rey nunca ha sido una opción para ella?

Quizá no debemos entender una separación o un divorcio desde la misma óptica que utilizaríamos para cualquier otra familia. Al margen de su posicionamiento personal, en la casa real la familia es la institución y no debemos olvidarlo. Ella se casó para toda la vida y es una promesa que
es difícil que incumpla, aunque de hecho lleven vidas separadas.

¿Cuál dirías que ha sido su mayor acierto y su mayor error en su labor en la corona?
Aciertos son muchos, su propia trayectoria, la labor de todos estos años, siempre leal a la institución, al margen de sentimientos personales de toda índole. Algunos de los errores que le achacan no tenemos constancia de que hayan ocurrido como se han contado.

¿Y el momento más duro de este periplo, el que más lágrimas le ha costado?

Supongo que los personales. El negro episodio de Botsuana, cuando estuvo más en peligro la corona, imagino que sería especialmente duro. También que se hiciera pública la realidad de su matrimonio. Un reinado aplaudido y valorado hasta entonces se dilapidaba en horas.

¿Qué le aconsejaría ella a don Juan Carlos en este momento complicado de su exilio?

Dudo de que la situación del rey Juan Carlos dependa en estos momentos de consejos de alguien que no sea su asesor fiscal. Dicho esto, cuando él se fue, ella optó por permanecer en España, país del que es reina. Y, a pesar de que su agenda ha mermado, continúa con su labor, apoyando los
bancos de alimentos, ayudando a limpiar las playas y enviando mensajes: se vacuna contra el Covid según marca la ley: cuando llaman a las personas de su edad y en un centro de salud de la medicina pública.

¿Se le ha hecho justicia a la figura de doña Sofía en la historia hasta el momento?

Pues hemos tardado. A pesar de las encuestas, que siempre la han situado entre los miembros más valorados de la Familia real. Creo que la sociedad en general está valorando de forma muy positiva su actitud, y se ve también por el apoyo, especialmente de las mujeres, por mantener su compromiso y permanecer en el país. Es una mujer mayor, podría haberse refugiado con su familia en Grecia o con la familia danesa o alemana. Y aquí sigue, apoyando a la corona. Es una respuesta clara a quienes piensan que no tiene dignidad, puede leerse al contrario: se mantiene fiel a su palabra y al compromiso con su país.

Continúa leyendo

#}