Vídeo de la semana

La estratégica aparición de Federico de Dinamarca tras situarse en el punto de mira de la polémica

El heredero al trono danés ha vuelto a hacerse cargo de su agenda oficial bajo un aluvión de comentarios negativos acerca de sus últimas acciones

Federico de Dinamarca
Gtres

Vuelta a los deberes y obligaciones. Tras los continuos escándalos que han situado al príncipe heredero y a sus familiares en el centro de atención mediático, Federico de Dinamarca estuvo a cargo de la inauguración oficial de “Lad Legene Begynde”. Este evento se realiza anualmente en el Experimentarium de Hellerup, en Dinamarca, donde varias caras conocidas se reúnen inspirándose en los Juegos Olímpicos y Paralímpicos con el objetivo de demostrar que “los deportes son para todos”.

El primogénito de la reina Margarita tuvo oportunidad de pronunciar un discurso de apertura en la ceremonia. Además, también disfrutó de algunas actividades como el tiro con arco o el baloncesto, y ayudó a los asistentes más pequeños a escalar. A pesar de continuar con su agenda, el esposo de Mary de Dinamarca tendrá que hacer frente a otras cuestiones que le han puesto en contra de los daneses y que han llegado a salpicar al gobierno del país.

Hace tan solo unos días que se conoció la residencia en la que se asentaría la familia al completo durante sus doce semanas en Suiza por la escolarización de los pequeños en un internado de la ciudad. Lo sorprendente venía después, cuando salió a la luz que la cabaña fue adquirida por el matrimonio hace una década. Pese a que, al parecer, la adquisición se llevara a cabo con dinero procedente de los ahorros privados de los royals daneses, ambos optaron por alquilar el domicilio durante varios años. Algo que, además de no ser muy común entre miembros de la Familia Real, no está bien visto, ya que reciben dinero público libre de impuestos.

El revuelo por el refugio alpino de Verbier no ha sido el único inconveniente del príncipe danés. Dentro del ámbito político, una de las parlamentarias realizó una pregunta acerca de las reuniones privadas de Federico con los miembros de las Fuerzas Armadas de Dinamarca, y si en esos encuentros se habría intercambiado información confidencial. Momento en el que la ministra de Defensa intervino para cortar la tensión aparente.

Continúa leyendo