La gran decepción del duque de Edimburgo

El padre del príncipe de Gales ha confesado su disconformidad en relación a la 'huida' de Meghan y Harry de la Familia Real británica.

No son tiempos fáciles para la realeza británica. Hace escasos días salía a la luz que la reina Isabel II estaba disgustada con sus criados porque no quieren 'confinarse' en el mes de diciembre para servirla a ella y ala Familia Real estas Navidades, ahora el duque de Edimburgo ha dejado caer lo que opina con relación a su nieto, el príncipe Harry y su mujer, Meghan Markle. A principios de año, los duques de Sussex anunciaron su retirada de la Casa Real, afirmando que también querían una independencia económica, así como dejar a un lado su papel real dentro de la institución.

Duque de Edimburgo
Gtres

Por ello, pusieron tierra de por medio y se trasladaron a una lujosa mansión en el exclusivo barrio de El Montecito, situado en Santa Bárbara -Los Ángeles, Estados Unidos-. Bien, ahora el marido de la reina Isabel II ha querido dejar clara su disconformidad al respecto, tal y como afirman varios expertos en realeza. El duque de Edimburgo, de 99 años, abandonó su carrera naval para apoyar a la Reina cuando subió al trono en 1952. Por este motivo se 'molestó' cuando, Meghan y Harry se marcharon al país que vio crecer a la actriz, según afirma Ingrid, biógrafa que ha escrito libros acerca de diversos miembros de los Windsor.

Duque de Edimburgo
Gtres

La biógrafa que habló con el medio Sky News, dijo que cree que el duque de Edumburgo no entendía la decisión que había tomado su nieto de no seguir en la Familia Real británica. Al mismo tiempo, deja caer que está "muy decepcionado" porque él actuó de otra manera en su pasado, lo que le provoca cierto rechazo a esta 'espantada' de Harry y Meghan. Seward también ha explicado que se siente dolido con su tercer hijo, el príncipe Andrés, debido a la relación con el caso Jeffrey Epstein, el pedófilo estadounidense que terminó quitándose la vida en la celda de la cárcel.

Duque de Edimburgo
Gtres

Este acontecimiento le ha hecho salir por la puerta de atrás, dejando a un lado las funciones públicas de la familia. Según la biógrafa, Felipe de Edimburgo está "pasando todo un duelo", porque algunos de sus hijos y nietos no han heredado el sentido del deber que el siempre mostró, incluso cuando era joven. "A Felipe le duele profundamente que los más jóvenes de la familia no parezcan compartir sus valores", escribe en el diario Daily Mail. Una situación nada agradable y con la que tendrá que convivir de ahora en adelante.

 

Continúa leyendo