La historia de la tiara Melleiro: de Isabel II a Letizia

La fabulosa joya fue una compra de la reina Isabel II y ha pasado por las cabezas de todas las royals españolas

Hay joyas con historia. De hecho, en las casas reales, lo raro es que no la tengan. La monarquía hispánica es una de las más importantes del mundo y por eso muchos se sorprenden de porqué nuestras reinas tienen unas joyas más modestas cuando son comparadas con otras casa reales, como la inglesa o la holandesa, por poner dos ejemplos. Reza la leyenda que la reina Isabel II de España, defenestrada y exiliada en Paris, se fue deshaciendo de varias alhajas para costear su alto nivel de vida y que esa sería la razón de la perdida de varias coronas, tiaras, collares y broches de gran valor. Si embargo, no todo fueron malas noticias y hay una joya comprada por aquella reina que ha llegado hasta nuestros días: la tiara “Melleiro”.

Victoria Eugenia de España y la Condesa de Barcelona
Gtres

Esta diadema, conocida como la “Melleiro” le debe el nombre a la famosa joyería Meller, una de las más importantes de la época. Fue adquirida en 1867 por parte de Isabel II y regalada a su hija, la infanta Isabel, llamada coloquialmente como “La Chata”, por motivo de su boda. La joya, cuyo diseño refleja el efecto de una ola, está echa en oro blanco, diamantes y perlas. “La Chata” se la dejó en herencia a su sobrino, el rey Alfonso XIII y este se la dio a su hijo, Don Juan de Borbón. La tiara fue utilizada varias veces por su esposa, doña María de las Mercedes hasta que su hijo, el futuro rey Juan Carlos I, se comprometió con la princesa Sofía de Grecia. Con motivo del enlace, los Condes de Barcelona obsequiaron a doña Sofía con la tiara Melleiro. Es quizá, de todas las tiaras, la que más veces se ha puesto la reina emérita, algo que demuestra bien el cariño que le tenía a sus suegros.

Letizia solo la ha lucido una vez

Sofía de España
Gtres

Durante el reinado de Juan Carlos I, la “Melleiro” fue una de las joyas más usadas. No solo por doña Sofía, si no también por sus hijas, doña Elena y doña Cristina y en alguna ocasión, incluso la hermana del rey, la infanta Margarita, hizo uso de la misma. Quien no parece tenerle especial cariño es la reina Letizia. La actual reina de España solo la ha lucido en una ocasión: en la visita del Presidente de la República de Filipinas en el año 2007. Es curioso que la reina solo la haya usado esa vez. La consorte parece preferir otra de las tiaras reales, también de la joyería Meller: la “Floral”, la que fue un regalo del General Francisco Franco y de sus esposa, Carmen Polo, a la reina Sofía por su boda.

Continúa leyendo