La importancia del rojo en el estilo de la reina Letizia

¿Cuál es la simbólica del color más elegido por la reina? Lo analizamos.

A principios de 2004, el diseñador Lorenzo Caprile recibió un encargo muy especial: la Casa Real requería una colección para Letizia Ortiz, diseños capaces de convertir a una periodista en princesa a través de la moda, sin perder la esencia de su personalidad. El 13 de mayo de 2004, la entonces novia del Príncipe Felipe, eligió uno de estos diseños para la víspera de la boda de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson.

Una falda color rojo en raso, con corte evasé y chaqueta gris floreada, combinado con unos zapatos de tacón, firmados por Pura López, en el mismo raso rojo de la falda. Al día siguiente, para la ceremonia, repitió con otro modelo del diseñador, de corte sencillo, mangas transparentes y un juego de drapeados en el escote y en la espalda, de un rojo vivo contundente que dejó a todos impactados por su intensa imagen de fuerza y confianza. Empezaba así una elección de color ligada a su personalidad, que se prolongaría hasta la actualidad.

Letizia
Letizia en la boda de Federico de Dinamarca y Mary Donaldson, en 2004 / Gtresonline

Pero no es sólo cuestión de gusto, ni de sentarle bien a su piel clara y cabello rubio oscuro; se trata de una elección llena de simbolismo. Lo explica de manera muy clara el antropólogo Michel Pastoureau en su libro Los colores de nuestros recuerdos, donde fundamenta el discurso conceptual que contiene cada color en las experiencias personales y sociales.

La historia de los colores es paralela a la de la Humanidad: usamos sus simbolismos a veces intuitivamente, sin saber por qué, pero influyen en nuestra vida, nuestro modo de pensar y nuestras elecciones.

Goethe daba a entender que el color rojo se mantiene en la retina, no se olvida. Su carácter primitivo deja en la memoria un registro que nadie olvida jamás. Esto sucedió con el llamativo vestido midi de encaje rojo, firmado por Carolina Herrera, que doña Letizia llevó en junio de 2007 en las celebraciones del 40º aniversario de las elecciones celebradas el 15 de junio de 1977, rememorando la importante elección del Congreso y del Senado de la Legislatura Constituyente. Momentos inolvidables que se perpetúan en nuestra memoria, como el color rojo.

Andrew Elliot, de la Universidad de Rochester, Nueva York, señala que quien lo lleva se siente más fuerte porque acelera la frecuencia cardíaca y aumenta la testosterona, como observó también el pintor francés Henri Matisse: “Un cierto rojo afecta tu presión arterial”

Letizia
Letizia en la boda de Guillermo de Holanda en 2017 / Gtresonline

El vestir de rojo puede tener, por tanto, un efecto sobre nuestra fisiología, sobre el equilibrio de las hormonas. Nos hace sentir seguros cuando lo portamos. Así, con el impresionante vestido de Stella McCartney que llevó en el 50ª cumpleaños de Guillermo de Holanda en 2017, de un minimalismo contundente en su corte, enfatizaba su seguridad y energía.

La simbología del rojo se ha utilizado como lenguaje a lo largo de la Historia, como en Egipto, que se relacionaba con la vida, la salud, la fortaleza y la victoria. Rojo era el color elegido por la dinastía Ming para las paredes, vigas y puertas de la Ciudad Prohibida de Pekín.

Es también el color de los generales romanos o paludamentum, por su potencia y fuerza en los campos de batalla. En el Renacimiento, la nobleza viste de rojo carmín de kermés, sus armiños, terciopelos y telas más suntuosas, como muestran los retratos de la familia Médici de Florencia. Napoleón se colocaba una capa roja en las victorias, como símbolo de poderío. El color del poder, el rojo, tampoco ha sido ajeno a los símbolos de la Iglesia católica, siendo otorgado a los cargos más altos, cardenales y papas.

Letizia rosa
Letizia en una recepción, en septiembre de 2021 / Gtresonline

Rojo es legitimación del estatus social, de autoridad política. Poderoso es el traje rojo de chaqueta y pantalón de Roberto Torretta, que el 22 de marzo de 2018 llevó en Valladolid, en un acto de gran relevancia y significación histórica para España, como fue la conmemoración del 500 aniversario de las Capitulaciones de Valladolid que rememora el inicio de la primera vuelta al mundo bajo el reinado de Carlos I.

Existen estudios científicos que testan los efectos del rojo en nuestro cerebro, tanto del que lo lleva como del que lo ve. Los famosos zapatos que en 1992 creara Christian Louboutin, con su característica suela rojo-china (Pantone 18-166 TPX), son símbolo de riqueza de gusto y estilo para quien lo lleva.

En moda son varios los diseñadores que usan el color rojo para comunicar valores, como Valentino, que incluso tiene un “rojo valentino”: “Siempre me ha encantado el rojo, desde que tengo memoria, pero lo descubrí y se apoderó de mí después de mi primer viaje a España. En aquella época vivía en París y tenía menos de veinte años. Me invitaron al teatro, y allí contemplé a una serie de mujeres españolas elegantísimas, vestidas de rojo. Espléndidas y fieras, muy sensuales y elegantes”.

Letizia
Letizia en la reunión anual de directores de centros del Instituto Cervantes en Málaga, en 2017 / Gtresonline

Posiblemente la reina Letizia, o su estilista Eva Fernández, son conocedoras de los efectos perceptivos del rojo y su gusto por este color se centre en su poder simbólico. En ocasiones, el simbolismo está ligado a la imagen corporativa en actos institucionales, como sucede con el color rojo y la imagen de España.

En este sentido, en incontables ocasiones ha llevado diseños de Carolina Herrera o Nina Ricci, de quien fue el elegido para la reunión anual de directores de centros del Instituto Cervantes en Málaga, (julio de 2017), o el que lució en el recibimiento de Michelle Obama en Palacio Real (junio 2016).

Firmas españolas como Felipe Varela, en el recibimiento a los reyes de Jordania (noviembre 2015) o su viaje a Reino Unido (julio 2017), el traje chaqueta de Roberto Torretta que lució en las Jornadas Europeas del Desarrollo celebradas en Bruselas, donde pronunció un discurso sobre la desigualdad de género (marzo 2018), el vestido mini de crepe con volante en la parte de la falda, de la firma sevillana Cherubina durante el Día Nacional de las Fuerzas Armadas en Sevilla (junio 2019), y un sinfín de ocasiones donde ha querido dejar patente la marca España.

Referencias: Baal-Teshuva (2007), Rothko, Ed Taschen, Colonia, Alemania

Continúa leyendo