Vídeo de la semana

La madre de Ari Behn, a corazón abierto siete meses después de su muerte

Marianne Behn se ha sincerado por primera vez sobre las circunstancias del suicidio del exmarido de Marta Luisa de Noruega

Ari Behn
Gtres

Han pasado casi siete meses desde uno de los días más difíciles para la Familia Real Noruega. El pasado 25 de diciembre, Ari Behn, exmarido de la princesa Marta Luisa, se suicidaba en su residencia. Una triste noticia que conmocionaba al mundo entero, sobre todo por las circunstancias en las que se producía y la fecha en la que tenía lugar.

Ahora, más de medio año después, su madre, Marianne Behn, devastada por el dolor, ha encontrado las fuerzas para sincerarse sobre cómo se encuentra. Lo ha hecho en una desgarradora entrevista en la publicación noruega Dagbladet Magasinet, en la que ha explicado por primera vez algunos de los detalles de los últimos días de la vida del artista. Marianne ha contado que iba a pasar la Nochebuena con Ari en su casa de Larkollen, una localidad ubicada el sureste del país, en la ribera del fiordo de Oslo, pero que el artista decidió cancelarlo porque se encontraba demasiado cansado. A raíz de esto, su padre decidió que pasarían a recogerlo al día siguiente, y así poder comer juntos en Navidad. Sin embargo, el almuerzo nunca se produjo. Fue su padre quien lo encontró sin vida en su residencia.

Marianne asegura que, aunque lo encontró cansado la víspera de su suicidio, en ningún momento sospechó que el artista pudiera estar pensando en quitarse la vida, aunque en el pasado sí que hubo alguna vez en la que consideró que Behn podría llegar a ese punto: “durante el otoño pasado sí estuvimos un poco más preocupados”, asegura Marianne. La exsuegra de Marta Luisa mantiene que llegó a preguntarle al respecto, pero Ari negó categóricamente que fuera a atentar contra su vida: “le pregunté directamente si había peligro de que estuviera pensando en ese sentido: ‘No, mamá, no tengo el coraje de hacer eso. Yo tampoco quiero eso”, afirma que le dijo.
 
Para Marianne este es uno de los peores dolores que una persona puede experimentar y asegura que le está costando mucho superar la pérdida, a pesar de que cuenta con el apoyo de toda su familia: “La muerte misma es complicada, el suicidio es aún más difícil. Trae conmoción y desesperación, pero luego tienes que aceptar y respetar la elección que hizo”, asegura.

Continúa leyendo