Vídeo de la semana

La premonitoria entrevista de Ari Behn

Diez años antes de su muerte, el escritor explicó en una entrevista los problemas de depresión que padecía y cómo le hacían sentir

Ari Behn, Marta Luisa de Noruega
Gtres

El pasado 25 de diciembre una noticia conmovió a todo un país. Se trataba de la muerte de Ari Behn. El que fue marido de Marta Luisa de Noruega decidió quitarse la vida a los 47 años, dejando atrás a su exmujer y a sus tres hijas con las que tenía una relación excepcional. A pesar de que la noticia sorprendiera tanto a la Familia Real como al resto del mundo, el escritor ya había mostrado preocupantes señales sobre su salud mental.

Allá por 2009 el artista multidisciplinar concedió una entrevista a la revista ‘Massiv’, en la que dejaba entrever los problemas que tenía y a los que puede que no se prestara la suficiente importancia. En esa fecha además contaba con el incentivo de la crisis matrimonial por la que estaba pasando, por la que veía todo aun más oscuro. El exmarido de la princesa no tenía muy claro el concepto de matrimonio feliz y de por vida, siempre creyó que estaba destinado a la soledad y acabaría cayendo enfermo. “Voy a morir solo y amargado. Es como si nunca fuera capaz de atarme a alguien del todo”, declaró para el medio, haciendo ilusión a su relación con la hija del rey Harald. Aunque pareciera un matrimonio feliz, todo apunta a que el danés no conseguía engancharse del todo a la que fue su mujer.

No obstante, el novelista siempre tenía palabras bonitas para su mujer y sus hijas, a las que estaba agradecido por ser el único motivo de alegría de su vida “Son lo mejor del mundo, son mágicas, pero reconozco que soy un compañero difícil”, admitió. Pero no era suficiente. Ante el transcurso que estaba teniendo la conversación, la periodista le preguntó directamente sobre su felicidad, a lo que respondió sin titubear que no era feliz. Ari sentenció con unas palabras, que tras su muerte han cobrado aun más importancia “Me temo que no podré terminar el proyecto que comencé con mi esposa, es decir, educar a tres hijas maravillosas para que sean personas independientes e inteligentes”, aseguró con pesimismo.

Si bien el escritor no fue de pleno agrado de los Reyes cuando su hija les puso al tanto de la relación, toda la Familia Real acabó cogiendo cariño al que fue miembro de los Glücksburg y no han dudado en dedicarle unas bonitas palabras.

Continúa leyendo