La primera mujer del emir de Dubai sigue el ejemplo de Haya de Jordania

Gracias al testimonio de Randa al-Banna en el que admite haber sido víctima de la violencia del emir, Haya lo tiene más fácil para ganar el juicio en su contra

Si algo caracteriza a Haya de Jordania es su valentía. La princesa decidió fugarse de Dubai junto a sus hijos la pasada primavera en dirección a Londres. Se refugió en territorio inglés, concretamente en el barrio de Kensington para evitar los continuos abusos que sufría ella y sus hijos por parte de su marido, el emir de Dubai. A pesar de ampararse en la justicia británica, la princesa no ha dejado de temer por su vida. Su hermano, el rey Abdalá, tomó cartas en el asunto y la otorgó un cargo en la embajada de Londres para asegurarse de su protección. A día de hoy, la hija de Huséin I de Jordania continua en la lucha judicial contra su exmarido, pero la situación podría dar un vuelco a su favor gracias al testimonio de Randa al-Banna, la primera esposa de Mohammed Bin Rashid.

Después de muchos años tapando los actos violentos del que fue su marido, Randa al-Banna ha hablado para The Times. En su declaración, la exmujer del emir afirma haber sido expulsada inminentemente después de su separación. Pero lo que parecía ser un divorcio amistoso acabó siendo todo lo contrario. Después de que el jeque la prometiera que seguiría manteniendo el contacto con su hija, Manal, lo cierto es que ya tiene 40 años e hijos y no ha tenido oportunidad de encontrarse con ellos desde que decidió alejarse de Mohammed.

Una madre nunca se da por vencida, y el mejor ejemplo es Randa. La beirutí buscó a su hija en muchas ocasiones, pero su exmarido acababa entorpeciendo todo momento en el que había posibilidad de reencuentro entre madre e hija. Randa incluso planeó asistir a la boda de Manal camuflada en el séquito de una invitada, pero uno de los mandados del Emir la atacó brutalmente antes de que partiera hacia Dubai.

Pero no es la primera mujer que ve su vida destrozada por el Primer Ministro. Latifah, la hija del emir, intentó seguir la estela de Haya y escapar de los dominios de su padre, pero su intento falló. El testimonio de su primera mujer, la desaparición de una de sus hijas y su propia experiencia, son de gran ayuda para la princesa jordana, que a día de hoy se ve envuelta en los juicios contra el que fue su marido para conseguir la custodia de sus hijos y el derecho de estos a no verse sometidos a un matrimonio concertado.

Continúa leyendo