Vídeo de la semana

La reina Isabel recibe un inesperado regalo de Navidad

Donald Glover lega toda su herencia a la monarca con la condición de que adquiera un nuevo yate

Isabel II
Gtres

Cuando Tony Blair se convirtió en Primer Ministro, una de las primeras medidas que tomó supuso un gran disgusto para la Familia Real. El político decidió dar de baja el Britannia el yate real que tanta historia guardaba en sus cubiertas. Una decisión que supuso un duro golpe no solo para los Windsor, sino, sobre todo para uno de los integrantes de la Marina Real, Donald Glover. El vicealmirante tomó entonces una decisión y ahora, a su muerte es posible que sus deseos se cumplan.

Glover pasó gran parte de su vida intentando recaudar fondos para poder adquirir un nuevo yate para los Windsor y consiguió reunir la suma total de cincuenta millones de libras. En su testamento, el vicealmirante ha dejado estipulado que su fortuna quede legada a la Familia Real, con el propósito de que puedan disponer de un reemplazo para el Britannia.

Han pasado casi tres meses desde la muerte de Glover, pero por ahora se desconoce si su voluntad se verá finalmente cumplida. La estrecha relación de Donald con la Familia Real viene de su trabajo en la Marina, donde colaboró con el duque de Edimburgo y el príncipe de Gales. De hecho, cuando Blair dio de baja el Britannia, él mismo prestó su embarcación a la Reina para una de sus giras.

La baja del Britannia se debió a los recortes económicos de la era Blair. Pese a que ya no se utiliza, la embarcación permanece atracada en Edimburgo como atracción turística desde la última vez que la Reina bajó su pasarela. Sin embargo, ahora, gracias a la férrea voluntad del vicealmirante es posible que los Windsor puedan disfrutar de un nuevo yate en el que pasar sus momentos de recreo.

Continúa leyendo