La relación entre el príncipe Carlos y su hermano Andrés está rozando el límite

El heredero de la corona de Inglaterra y el duque de York dan un paso más allá, mostrando sus múltiples diferencias, pero sin dejar de ser su gran apoyo.

Se suele decir que, entre hermanos, la rivalidad es algo natural. Más aún cuando tienen unas personalidades totalmente opuestas. En este sentido, tan solo hay que ver como el príncipe de Gales, Carlos, y su hermano pequeño Andrés, (ex)duque de York, no cesan de mostrar sus múltiples diferencias en sus modos de pensar y actuar. Es más, podríamos aventurarnos a decir que, en las cosas que han declarado o manifestado una forma de pensar parecida, se pueden contar -como dice el propio refrán cliché- con los dedos de una mano. Aunque, también podría ser los de los pies; visto lo visto, a ellos tampoco les entusiasma la idea de ser captados en un yate dejando relucir, a base de bocados, su fetiche secreto por las extremidades de Ferguson. Mejor que se encargue otro, como ya pasó. 

Carlos y Andrés
Gtres

Eso sí, entre las cosas que coinciden (o, mejor dicho, son fruto de la casualidad) es que ambos anunciaron su separación matrimonial en el mismo año, primero Carlos y Diana y, después, Andrés y Sarah. Pese a sus diferencias, la relación entre ambos era estable y, pese a la tensión latente entre ambos, parecían ser (de puertas para dentro) un gran apoyo el uno para el otro. O eso parecía porque la relación entre el príncipe Carlos y el que fuera duque de York, está más tensa que nunca, gracias a los últimos acontecimientos. 

Andrés, que se ha visto implicado en la trama del magnate Jeffrey Epstein, ha sido apartado de la vida pública. Y no solo eso, los distintos escándolos que han generado su nombre en los últimos meses han instado a que la reina Isabel II, retire los títulos reales a su hijo Andrés; con el claro objetivo de no manchar o implicar más aún a la Casa Real. Una decisión que, según apuntan algunos expertos, podría haber sido instada por el propio Carlos.

Una idea que, dentro de jugar un papel defensivo con su papel en la corona, ha favorecido que la imagen del heredero al trono salga más que favorecida. Eso sí, tras el último escándolo; se rumorea que es el propio Carlos quien le está presionando para aceptar el trato y, así, eludir el juicio sobre abusos. ¿Protección de hermano mayor o protección hacia la figura de la corona? Solo ellos lo saben. Lo que está claro es que, después de retirarle el cargo de Alteza Real, ya no tendrá amparo de la Casa Real.

Una relación peculiar

El príncipe Carlos y el duque Andrés
Gtres

Pese a ser hermanos, su infancia ha sido totalmente opuesta. Siempre se ha dicho que la educación que recibió Carlos fue más dura (y según se rumorea, más carente de cariño) que la de Andrés. Aunque favoreció la supuesta envidia de Andrés a Carlos, por su continúa exposición mediática.

Y, aunque con los recientes hechos puede que haya cambiado, siempre se ha dicho que Andrés es el eterno favorito de la reina. Es por ello que se les ha visto juntos planeando o realizando actividades por puro ocio, sin agenda real de por medio; como sí suele ocurrir con el príncipe Carlos. Algo que el primogénito siempre ha parecido envidiar. 

En el terreno amoroso

De la misma manera, las relaciones que ha mantenido Andrés, tanto en el terreno amoroso como en el amistoso, ha generado grandes dolores de cabeza para Carlos; quien siempre le ha señalado la imprudencia de mantener un romance con una actriz porno, ganándose el apodo de Randy Andy o de mantener una buena amistad con Fergunson, tras su sonado divorcio. 

Eso sí, para saludar por el balcón de Buckingham en las ocasiones especiales, Carlos lo tiene claro: fuera hermanos o sobrinos, solo se permite familia en una buena línea de sucesión. 

Decisiones que no han cesado de favorecer la tensión entre ambos hermanos que, llegó a su punto más álgido cuando Carlos decidió no acudir a la boda de su sobrina, Eugenia de York, porque tenía invitados en casa. Un “feo” que Andrés repitió cuando se cumplió el 50 aniversario del nombramiento oficial de Carlos, como príncipe de Gales, y decidió no ir. Disputas y decisiones que dejan latente una vez más que la relación entre ambos es sumamente difícil, pero que, en los peores momentos -tras una sonada bronca-, son hermanos. 

Continúa leyendo