La tiara de la infanta Elena vuelve a ver la luz, pero no en la persona que esperábamos

Dos sobrinas de Jaime de Marichalar han lucido la diadema que la familia del exduque ‘regaló’ a la hija de los reyes don Juan Carlos y doña Sofía en la petición de mano.

La infanta Elena contrajo matrimonio con Jaime de Marichalar hace ya veinticinco años y a pesar de que su historia de amor no tuvo un final feliz, lo cierto es que aquel 18 de marzo de 1995 ha quedado grabado en la memoria colectiva como una de las jornadas más importantes de las últimas décadas para la familia Borbón. Era la primera vez en más de medio siglo que España acogía una boda real y Sevilla se engalanó para la ocasión.
 
Aunque doña Elena tenía a su disposición la mayoría de las piezas del joyero real -algunas de ellas no porque están reservadas para las reinas de España, como es el caso del lote de 'joyas de pasar'- la Infanta se decantó por una diadema que, según las crónicas del momento, le había regalado su familia política en el momento de la pedida de mano. Una tiara de platino y brillantes de estilo helénico que pasó a formar parte de su joyero privado y que utilizó en numerosas ocasiones. La última en 2010 en la boda de los hoy príncipes Victoria y Daniel de Suecia, después de que se hubiera confirmado su separación de Jaime de Marichalar, lo que confirmaba que la pieza estaba a su plena disposición y que sería, por tanto, su hija Victoria la próxima en poder lucirla, o bien la posible prometida de su hijo mayor, Felipe Juan Froilán en caso de que su familia no tuviera joyas de este tipo de su haber. 

Infanta Elena
Gtres

Sin embargo, no ha resultado así, al menos, en apariencia. La diadema ha vuelto a aparecer en público y lo ha hecho por partida doble. Ha sido en los enlaces de dos sobrinas de Jaime de Marichalar, Blanca e Inés, hijas del actual conde de Ripalda, Amalio de Marichalar. Mientras que Inés contrajo matrimonio hace unas semanas en Madrid en la
iglesia de San Fermín de los Navarros en Madrid, su hermana Blanca lo hizo en el mes de agosto en Soria, provincia muy vinculada a los Marichalar. Su enlace se celebró en la iglesia de San Juan de Rabanera y no faltaron ni su tío Jaime ni su prima Victoria.
 
Ha sido gracias a las redes sociales que se han podido ver las imágenes de Inés con una tiara que todos pensaban seguía en manos de la infanta Elena aunque, a tenor de este acontecimiento parece que la joya ha vuelto a su original propietario. ¿Veremos alguna vez a Victoria Federica con ella o se quedará en el joyero de la familia de Marichalar para la próxima que decida pasar por el altar? 

Continúa leyendo