La tranquilidad de Harry y Meghan, amenazada por unos drones

Los duques de Sussex han tenido que llamar a la policía después de sentirse acosada por unos drones que sobrevolaban su residencia

Meghan Markle, príncipe Harry
Gtres

Parece que los duques de Sussex no pueden disfrutar de una vida tranquila en Los Ángeles. Después de unas semanas en las que la pareja pudo mantener su lugar de residencia en absoluto secreto, hace unos días por fin conocíamos la espectacular mansión en la que se están alojando junto a su hijo, Archie Harrison, quien, por cierto, acaba de celebrar su primer cumpleaños.  La pareja se está quedando en una de las propiedades del empresario teatral y escritor Tyler Perry, gran amigo de Oprah Winfrey. Una casa ubicada en la privilegiada zona de Beverly Ridge Estates, con unas vistas impresionantes y en un enclave idílico.

Sin embargo, en cuanto se ha sabido dónde estaban los Sussex ha resultado inevitable que acapararen un mayor interés por parte de los medios, lo cual provocó que la pareja instalara unos paneles opacos alrededor de la casa para evitar ser fotografiados, así como las miradas de los curiosos, que pueden hacer senderismo o pasear por la zona. Una estrategia que ya aplicaron en su residencia de Canadá, mientras que en Windsor, en su casa de Frogmore Cottage, optaron por instalar una especie de seto para evitar que se viera el interior.

A pesar de todas estas medidas, la pareja se ha encontrado una nueva ‘sorpresa’ y nada agradable, por cierto. Harry y Meghan se han visto obligados a llamar a la policía en varias ocasiones después de que unos drones sobrevolaran la zona de su casa. Drones con cámaras que les han hecho sentirse acosados e incluso tener miedo, sobre todo después de que el pasado año Meghan recibiera algunas amenazas. Por ahora no se sabe en qué punto está la investigación, pero lo que sí podemos aventurar es que la tranquilidad que buscaba la pareja ha acabado convirtiéndose en una pesadilla.

Continúa leyendo