Las claves que demuestran que Beatriz de York no escapa a su maldición

Su próxima boda, que se augura muy deslucida, vuelve a demostrar que a la princesa le persigue cierta aurea de mala suerte

A finales de verano del 2019, la casa del duque de York, el príncipe Andrés, anunciaba con gran alegría el compromiso matrimonial entre su hija, la princesa Beatriz y su prometido, Edoardo Mapelli. Era un dulce final para la joven nieta de Isabel II, quien había visto frustrado su primer intento con su exnovio, el financiero Dave Clark, con quien mantuvo una larga duración de más de 10 años. Sin embargo, quien haya pensado que aquí se terminaba la “maldición” sobre la aristócrata, se equivocaba. Desde el anuncio de su compromiso, muchas cosas han pasado, volviendo a demostrar que a Beatriz le persigue una mala suerte que no le permitirá tener una boda de ensueño y en circunstancias normales.

 

El primer dato a tener en cuenta es que la boda sigue sin tener una fecha. La mayoría de los comunicados, si no vienen ya con una fecha definida, si dan algún tipo de orientación o pasadas unas semanas, a través de un uno nuevo, se añade los datos por aclarar. En el caso de la hija de Sarah Ferguson, nada de ello ha sucedido. La real pareja sigue sin tener claro cuándo dará el “sí, quiero” lo que no será, en ningún caso, del agrado de Beatriz. El dato no es casual, en los últimos meses, la familia real británica ha vivido una serie de acontecimientos, una suerte de tormenta perfecta para el escándalo, que han deslucido desde la celebración de las navidades y han dejado en el aire la fecha de la boda y la suspensión de la celebración del 60 cumpleaños del padre de la novia.

El príncipe Andrés, el gran culpable

Los duques de York y su hija, Beatriz
Gtres

En la prensa británica todos miran hacia el mismo hombre. Andrés de York, padre de la princesa Beatriz, es directa e indirectamente, el principal causante de todos los contratiempos ocurridos en los Windsor en los últimos meses, y, por ende, también del retraso de la boda de su hija. El escándalo “Epstein” ha salpicado de lleno al hermano del príncipe de Gales que ha sido alejado de sus compromisos como miembro de la familia real. Este duro golpe ha condicionado el normal desarrollo de los preparativos nupciales, hasta tal punto que, por primera vez en muchos años, la boda de Beatriz no será retransmitida por televisión, algo que es excepcional entre los royals ingleses. Al contrario de sus primos, William y Harry, incluso de su hermana Eugenia, Beatriz no contará con ese honor, y todo indica que será una boda de perfil bajo y bastante más discreta que las anteriores.

Beatriz de York
Gtres

No hay duda de que Beatriz y Edoardo se casarán en medio de la polémica y de medidas muy excepcionales completamente ajenas a su voluntad. Algo que va a deslucir un acontecimiento en el que los Windsor siempre han sabido sacar partido y que al menos en esta ocasión no podrán. La caída en desgracia del padre de la novia lo ha dejado casi todo en el aire y lo último que pretenden desde “la firma” es dar motivos para que se hable (aún peor) de ellos.
 

Continúa leyendo