Vídeo de la semana

Las diez anécdotas que resumen los 82 años del rey Juan Carlos

Estos son algunos de los sucesos que han marcado la vida del monarca y por las que ha sido caracterizado como una persona ‘instintiva’

Juan Carlos de Borbón
Gtres

El rey don Juan Carlos I ha sido y será una caja de sorpresas. 82 años dan para mucho y así lo ha demostrado el monarca en infinidad de ocasiones, tanto en el ámbito profesional como en el personal. El humor y espontaneidad del rey emérito han permitido que nos acerquemos a su lado más humano. Don Juan Carlos de Borbón cumple años y no cabe duda que ha sido protagonista de muchas historias desde su infancia. Estas son algunas de sus memorias más divertidas.

El ratón valiente

Con tan solo diez años, don Juanito, que así le llamaban sus seres queridos, conoció a Franco. En una reunión junto al General, el rey admitió estar más pendiente de un pequeño ratón que de la conversación que mantenía con el general “Me pareció más bajito que en las fotos que había visto de él, tenía barriga y me sonreía de una forma que me resultó poco natural. Desde el comienzo de la visita había descubierto yo un ratón que se paseaba entre las patas del sillón en el que estaba sentado el general, como si tuviera la costumbre de hacerlo desde hacía tiempo. Para un niño como yo, un ratón tan valiente era mucho más interesante que aquel señor demasiado amable que me preguntaba por la lista de reyes godos que sabía de memoria”, admitió Su Majestad años después.

Almuerzo con la Reina Isabel

Poco tiempo después coincidió en un almuerzo con la reina Isabel. El hijo de Juan de Borbón era fiel a sus ideales y como consecuencia de su distanciamiento con Inglaterra, se negó a aprender el idioma. Su padre le dijo a la actual monarca británica “Siéntate junto a él para que se avergüence de no poder responder a tus preguntas”, y según afirma el rey emérito, así fue. No pudo mantener una conversación con Isabel II, se dio cuenta de que el inglés era un idioma clave a nivel mundial, aunque le diera rabia.

Así conoció a la reina Sofía

Reina Sofía, Rey Juan Carlos
Gtres

En 1960 tuvo lugar un hecho que cambiaría la vida de don Juan Carlos para siempre. Durante los Juegos Olímpicos de Roma, el rey mantuvo una conversación íntima y cordial con la reina Sofía. Por esa época, ‘Juanito’ llevaba bigote, y Sofía no dudó en llevarle al cuarto de baño y afeitárselo. Más tarde tuvieron oportunidad de retomar el contacto durante la boda de los Duques de Kent, donde surgió el amor entre los reyes eméritos.

Zoo exótico en Zarzuela

Otra de sus anécdotas vitales la protagonizó en Palacio. Al igual que su abuelo, Alfonso XIII, el Rey emérito mantiene la tradición de recibir animales exóticos de todo tipo. En algunas ocasiones ha convertido Zarzuela en un verdadero zoo con la llegada de guepardos que recorrían velozmente los pasillos de la mansión.

Preparación militar con 'mexicanos'

Juan Carlos de Borbón
Gtres

Durante su preparación militar en Zaragoza, el abuelo de Leonor conoció al entonces notario en Albarracín, Antonio García Trevijano. Ante su apareciencia de ricachón mexicano por su sombrero de paja, su acento y su bigote negro, el Rey quedó impresionado y el notario le siguió el juego. Don Juan Carlos incluso consiguió una autorización para pasearse en el lujoso Pegaso descapotable de Trevijano.

El 'afán' repentino por Julio Iglesias

Cuando ya era Rey, don Juan Carlos cogió su Range Rover para ir de caza junto a Isabel Preysler, el experto en caza Vicente Sánchez y Carlos Falcó. Los cuatro se dirigían a Alhambra, una de las mejores fincas españolas de perdices en la que pasarían el fin de semana. Durante el trayecto, Juan Carlos apretó el cassette en la radio de su coche y sonó Julio Iglesias. Carlos Falcó se sorprendió ante tal escena e informó al Rey de su mal gusto musical, algo que no soportó la Preysler, que no tardó en reaccionar “¡Carlos… Julio será lo que sea…. Pero tiene una voz preciosa y canta como los ángeles!”. El padre de don Felipe VI sabía en todo momento a quién pertenecía el cassett que iba a sonar, y terminó por admitirlo con mirada picarona.

El cristalero de 'Cristalería Zarzuela'

Si algo caracteriza a Juan Carlos es su humor campechano, y su amigo Paco Fernández Ochoa no duda en compartir con él sus gracias. Una de ellas ocurrió cuando Su Majestad se estrelló contra la luna de cristal que daba acceso a la piscina de Zarzuela. Desde ese momento, Paco se refería a palacio como “Cristalería Zarzuela” y al Rey emérito como “cristalero” cada vez que intentaba mantener contacto por teléfono con la Casa Real.

Las Cruzadas con trágico final

Otra de las anécdotas de su vida fue con su hija doña Cristina, aunque no tan feliz. El Porsche 959 plateado en el que viajaba la infanta junto a su padre salió de la carretera durante 1990 a causa de una placa de hielo. No obstante, los viajeros abandonaron el vehículo sin apenas daños aparentes. El jefe de la Casa del Rey optó por tomarse con humor el suceso tras ver a Juan Carlos descender de un avión en camilla “¡Un Rey solo puede volver así de las Cruzadas!”

Pasión por la caza

Don Juanito es un gran amante de la caza, pasión que le viene de largo y por la que ha vivido la mayoría de sus buenos momentos. Con solo diez años, Juan Carlos anotó en una de sus composiciones la diversión que sentía cada vez que salía a cazar. Fue aquellas Navidades cuando pidió a los Reyes Magos una escopeta de aire comprimido, una pistola de balines y un cuchillo de monte para limpiar las piezas cobradas.

Tensión a bordo

Pero sin duda uno de los momentos más peculiares en la vida del monarca ocurrió en 1990. El Rey se encontraba surcando las aguas marinas a bordo de una de sus embarcaciones, y le acompañaba una joven modelo. Los servicios secretos de don Juan Carlos se apresuraron en avisarle de la proximidad de doña Sofía, y él no dudó en tirar a la maniquí al agua, donde fue recogida por una lancha repleta de escoltas. Sofía se encontró a su marido esperándola con una sonrisa de oreja a oreja, minutos después de haber ocurrido tal incidente que ella misma desconocía.

Continúa leyendo