Las dos sorpresas de Isabel II: ataca a Harry y Meghan y reaparece a todo color

La reina al fin ha hablado alto y claro de los duques de Sussex, pero no es lo único que ha llamado la atención. Ha dejado el luto y estrena uno de sus looks más llamativos.

Dos meses después de la muerte del duque de Edimburgo, la reina vuelve poco a poco a su actividad normal. La gran reaparición de Isabel II ha estado cargada de sorpresas, referentes, en primer lugar, a sus estilismos. El pasado viernes presidía la recepción a los líderes de la cumbre del G7, acompañada de su hijo Carlos de Inglaterra, Camilla de Cornualles, y los duques de Cambridge. Ha abandonado el luto y ha añadido más color que nunca si cabe a sus looks. Para este importante acto eligió un primaveral vestido floreado y se mostró sonriente y serena. Un día más tarde se celebraba el tradicional Trooping the colour con el que tradicionalmente se festeja su 95 aniversario. En ausencia de su marido, fallecido en abril, fue su primo, el duque de Kent, quien la acompañó. El desfile militar tuvo lugar en el patio central del castillo de Windsor, donde se instaló una carpa para protegerse del sol. Desde allí, la reina vio desfilar a los guardias a pie, la guardia a caballo, la División Doméstica y los guardias escoceses de la Compañía Queen's Color of F Company.

Isabel II deja el luto
Isabel II en el desfile Trooping the colour / Gtresonline.

Esta vez, Isabel II optó por un abrigo azul pastel, uno de sus colores favoritos, con bordados en el cuello y un sombrero a juego. Más llamativo que los anteriores fue el look que llevó para recibir a Joe Biden y su esposa Jill en Windsor, donde les invitó a tomar el té. Se trata de un vestido-túnica rosa de manga larga, también con estampado floral pero mucho más intenso. Hacía tiempo que no veíamos a la soberana con prendas de este estilo y se ve que las flores son su nuevo fetiche para la ropa. Ella suele elegir tonalidades empolvadas para sus actos institucionales, pero ahora parece que necesita prendas más alegres que ayuden a levantarle el ánimo. Combinó su llamativo vestido con guantes largos en blanco y zapatos negros. Poco a poco va superando el dolor que le dejó la muerte de su marido y la hemos visto más sonriente que nunca.

Isabel II look llamativo
El look de flores de Isabel II en su recepción a Joe y Jill Biden ha llamado mucho la atención / Gtresonline.

Pero ésta no ha sido la única sorpresa que nos ha dado la reina británica. Sonriente sí, pero firme también. Así se ha mostrado ante la cantidad de noticias que se generan los duques de Sussex y los ataca frontalmente con una actitud inédita. Isabel II va a cambiar la estrategia de comunicación de palacio para acabar con esta guerra de versiones. Hasta ahora la máxima era no dar explicaciones, pero, según la prensa inglesa, quiere cambiar su manera de proceder y ya habría dado instrucciones para que se corrija cualquier información sobre sus conversaciones privadas que no se ajusten a la realidad. Ya ha empezado con desmentidos que afectan negativamente a Harry y a Meghan. Primero en lo referente al nombre de su segunda hija, Lilibet. Se supone que el príncipe y su esposa habían pedido permiso a Isabel II para utilizarlo, sin embargo una fuente de Buckingham precisa que fue "una revelación, no una pregunta". Esta información ya había sido revelada anteriormente por la BBC, negando lo contado por los duques de Sussex, y la reacción de estos fue exigir a la cadena una rectificación pública.

 

Aún hay más, personas cercanas a Harry filtraron que se había realizado una videollamada para que la soberana conociera a su bisnieta. También lo desmienten. Desde palacio se informa el Daily Mail: "No se ha realizado ninguna videollamada. Los amigos de los Sussex parecen haber dado informaciones engañosas a los periodistas sobre lo que había dicho la Reina y eso ha llevado todo al límite". Pero la decisión de no permanecer en silencio no sólo atañe a Harry y Meghan, sino en general a los miembros de la familia real. Se avecina tormenta.

Continúa leyendo