Vídeo de la semana

Las hijas de Magdalena de Suecia ‘despojadas’ de sus joyas

Ahora que su descendencia ha sido excluida de la Familia Real, no hay nada que impida que la Princesa tenga que devolver las tiaras que luce en los actos oficiales.

Magdalena de Suecia
Gtres

Carlos Gustavo de Suecia ha tomado una decisión. El Jefe de la Casa Bernadotte anunciaba a principios de esta semana una reducción drástica en los miembros de la Familia Real, que quedaba concentrada en los Reyes, la familia de la princesa Victoria y los príncipes Carlos Felipe y Magdalena. Una llamativa decisión que supone un importante cambio de cara al futuro de la Casa.

A partir de este momento, los hijos de Magdalena y de Carlos Felipe dejarán de tener tratamiento de Altezas Reales y no participarán en actividades oficiales relacionadas con la Monarquía. Una situación que tiene muchas ventajas para ellos, ya que, pueden disfrutar de una privacidad que antes no tenían y no implica perder los títulos que su abuelo les concedió en el momento de su nacimiento ni tampoco la dignidad de príncipes, aunque no tenga la misma connotación que en el caso de sus padres o de la heredera, que siguen prestando servicios a la Corona.

Sin embargo, hay una cuestión que resulta llamativa en el caso de Magdalena de Suecia. Y es que la hija de Carlos Gustavo es poseedora de varias joyas de gran valor que en el momento que pasen a sus hijas, es muy posible que ellas no lleguen a utilizar puesto que no tienen obligación de acudir a ningún acto oficial. La Princesa tiene en su haber, además de otras joyas, dos significativas tiaras que utiliza cuando asiste a cenas de gala, banquetes de Estado o entregas de premios. Se trata de la diadema de aguamarinas que los Reyes le regalaron con motivo de su dieciocho cumpleaños y la tiara fringe moderna, que utilizó en su boda y que, aunque no haya sido exclusiva de su propiedad en el pasado, desde hace más de una década ha quedado reservada a la Princesa. Magdalena no es la única que cuenta con piezas propias de este tipo. También la esposa de Carlos Felipe, la princesa Sofía, tiene una tiara que los monarcas le obsequiaron por su enlace con el Príncipe.

Magdalena de Suecia
Gtres

La gran pregunta que surge ahora es: ¿qué ocurrirá con estas piezas en el momento en que Magdalena y Sofía dejen de participar de actos oficiales?. Ambas princesas no han quedado relegadas de la familia, de manera que aún tendrán numerosas ocasiones de lucir las joyas. Sin embargo, en el caso de Magdalena, ninguna de sus hijas tendrá necesidad de acudir a eventos en los que sea necesaria la tiara -salvo el día que contraigan matrimonio-. La situación de Sofía es distinta porque por ahora no tiene más que hijos varones.

No hay ninguna ley que establezca que las joyas tengan que volver a la Casa, ya que son regalos de los Reyes a su hija y nuera, de manera que lo más probable es que queden en herencia de sus hijos. Además, aunque ya no sean miembros ejercientes de la Familia Real, lo cierto es que siempre cabe la posibilidad de que el monarca les invite a alguna celebración en la que se puedan lucir estas valiosas piezas.

Continúa leyendo