Las sorpresas del documental del duque de Edimburgo: Harry y Guillermo desvelan su lado más desconocido

La BBC estrena 'Prince Philip: The Royal Family Remembers', donde los Windsor cuentan anécdotas muy divertidas sobre él. También se ofrecen tiernas imágenes familiares nunca vistas hasta ahora.

Cinco meses después de su muerte, la BBC, en colaboración con la familia real británica, rinde un sentido homenaje al marido de Isabel II. Las sorpresas más emotivas del documental del duque de Edimburgo, en emisión desde el 23 de septiembre, van a ayudar a cambiar en cierto modo la imagen pública que se tenía de él. Sus hijos y sus nietos no han dudado en compartir con el público anécdotas muy divertidas, que muestran el lado más socarrón de Felipe.

¿Imagináis al marido de la reina haciendo travesuras como un chiquillo durante las comidas familiares? Pues eso es precisamente lo que parece que le gustaba hacer: los príncipes Harry y Guillermo han contado algunos episodios tronchantes, apoyados por su prima Zara Tindall, hija de Ana de Inglaterra. "Uno de sus juegos favoritos sucedía en las barbacoas familiares. Nosotros, en vez de tener mostaza en tarro de cristal, usábamos una en tubo de plástico. Él solía quitar la tapa, y nos lo ponía entre las palmas de las manos para que lo sujetáramos. Luego, nos apretaba las manos de una palmada y la mostaza salía disparada hacia el techo. Solía meterse en muchos problemas con mi abuela por este motivo", dice el duque de Cambridge.

Su hermano añade que al duque le encantaba quedarse sentado mirando el desastre que acababa de provocar, la locura que había a su alrededor: "Estaba sentado tan tranquilo, con las piernas cruzadas, observando". Harry también hace especial hincapié en el matrimonio del duque con Isabel II:  "Ellos juntos formaban la más adorable de las parejas. Dos personas distintas que estaban muy enamoradas y que desde jóvenes dedicaron su vida al servicio público".

 

Otra de las sorpresas del documental del duque de Edimburgo la protagoniza su primogénito, Carlos de Inglaterra, al revelar cuál fue la última conversación que mantuvo con su padre. Le llamó para hablar de su cumpleaños y saber si habría o no una recepción para celebrarlo. Felipe, siempre con su ácido sentido del humor, le contestó: "Bueno… tengo que estar vivo para eso".  Murió justo un mes antes de poder festejar su centenario. También ha repasado algunos momentos de la niñez y cuenta lo que le decía su progenitor cuando le veía jugar al fútbol: "Me gritaba desde la banda: 'Deja de rascarte el trasero y haz algo!".

Andrés de Inglaterra, por su parte, ha destacado la importancia de su padre en su vida y en la de sus hijas, Beatriz y Eugenia. Ellas han hablado de la faceta artística de Felipe Mountbatten, que era un avezado pintor, y su han mostrado algunas de sus obras. Por su parte, su otro nieto, Peter Philips, ha revelado lo nervioso que se ponía su abuelo con las cosas tecnológicas: "Le ponían un nuevo portátil o una nueva impresora.... y se le escuchaba cómo gritaba al aparato. Era bastante entretenido verle intentando manejarla". Además de estos testimonios, este proyecto televisivo es una oportunidad única para ver imágenes familiares de los Windsor, como una jornada de pesca, relatada por la princesa Ana.

También podemos ver al protagonista del documental montado en una pequeña bicicleta y haciendo una carrera con sus hijos mientras Isabel II corre detrás de ellos. Es el lado más familiar, divertido y desconocido del marido de la reina.

Continúa leyendo