Vídeo de la semana

Letizia, La gran ausente en la fiesta del cine español

La reina de España es una enamorada del séptimo arte, pero, una vez más, no se la verá en la gran fiesta del cine español

Letizia de España y Martin Scorsese
Gtres

Letizia y el cine. El título es sugerente y si hay algún productor avispado que lo quiera utilizar para hacer un documental desde Marie Claire no le cobraremos derechos de autor. Más allá de ello, lo cierto es que la reina de España es una gran enamorada del séptimo arte en general y del cine español en particular. Muchas han sido las ocasiones en que los reyes han sido vistos, a veces incluso con sus hijas, saliendo de una sala de cine como cualquier mortal. A este apoyo implícito, y desde el sector de las artes y la cultura siempre se les ha agradecido, solo le falta el explicito, es decir, que Sus Majestades hagan acto de presencia en la gala de los Premios Goya.

Este sábado tendrá lu gar la 34º edición de los sonados premios y una vez más, los reyes han desechado la posibilidad de ir. ¿Por qué acuden cada año a los Premios Nacionales del Deporte y no a los Goya? Es precisamente la pregunta que se hacen muchos cinéfilos y también algunos representantes de la Academia de las Artes y de las Ciencias cinematográficas. La respuesta, a día de hoy, sigue sin una respuesta clara, y menos de una reina que se siente entre el gremio como auténtico pez en el agua.

Los reyes de España
Gtres

Es de sobra conocida la fobia que siente la consorte real a ciertos sectores más tradicionales donde se le ha notado alguna vez totalmente desplazada. La nobleza tradicional española no ha sido, por así decirlo, muy solicita con una mujer que ha llegado a la más alta esfera del estado desde un punto muy alejado. Sin embargo, entre la gente de la cultura, del mundo de la música, del periodismo y del deporte, Letizia siempre se ha sentido mucho más arropada, incluso, más querida. Más allá del debate de si la reina es o no una intelectual, lo que sí está muy claro es que, cuando menos, se trata de una mujer de una gran curiosidad, de su tiempo, con una carrera universitaria y una trayectoria laboral corta, a causa de su matrimonio, pero brillante. Es normal y nada criticable que se sienta más cómoda en ciertos ambientes que en otros.

No obstante, lo cierto es que doña Letizia, sea por criterio personal o por imposición desde la casa, vuelve a no estar presente en un acto de suma importancia en nuestro país y donde desde su posición podría aportar mucho. Es un auténtico lujo tener unos reyes, y en este caso una reina, que habla abiertamente y siempre que tiene ocasión de las maravillas de un cine que ha pasado por una enorme travesía en el desierto hasta encontrar un punto intermedio entre lo comercial y el cine de autor. Y es aquí cuando la reina debe ser más consciente que nunca de su relevancia, no solo a nivel nacional, sino a la escala global. Letizia es, al igual que Penélope Cruz, una de las españolas más famosas del mundo. Verla desfilar por la alfombra de estos premios sería un espaldarazo importante y alejado de toda crítica o frivolidad. Muchas veces se le ha criticado por ir vestida más como una estrella del cine que como una reina. Este año vuelve a perder la oportunidad de demostrar que, en realidad, ella puede ser ambas cosas.

Continúa leyendo