Letizia y los tocados, una relación complicada

La monarca nos tiene acostumbrados a que suele lucir la melena suelta sin ningún tipo de complemento, siempre y cuando el protocolo no lo requiera

Letizia Ortiz
Gtres

La reina Letizia es una royal tiene un estilo muy definido con el que intercala las nuevas tendencias, en prendas ‘low cost’ y de la Alta Costura. Sin embargo, hay un accesorio que a pesar de ser una de las últimas novedades que está arrasando en todo lo relacionado con la moda, no termina por convencerla. Se trata de las diademas, accesorio que se ha convertido en todo un éxito de ventas en las tiendas.

Letizia Ortiz, Felipe VI
Gtres

Asimismo, doña Letizia -casi siempre- prefiere llevar la melena suelta, bien sea lisa o rizada, a llevar algo en la cabeza -si no lo dice el protocolo real-. Con motivo de la ceremonia de conmemoración del 75º aniversario de la liberación de Auschwitz-Birkenau, la mujer del rey Felipe VI -para nuestra sorpresa- ha apostado por una diadema negra que ha conjuntado con un outfit del mismo tono. Esta es una de las pocas en la que hemos podido ver a la consorte lucir esta tendencia.

Otra de las ocasiones fue cuando tuvo que asistir a la entronización de Nahurito. Aquella vez apostó por una diadema -confeccionada artesanalmente en rafia y terciopelo- en color rosa velvet de la sombrerera sevillana Nana Golmar. Complemento que combinó con un vestido de estampado floral con cinturón incluido de la diseñadora cordobesa Matilde Cano.

Aunque no es la única royal que si puede prescindir de diademas lo hace. Máxima de Holanda, tampoco es partidaria de este complemento, pues son pocas las veces que ha lucido una diadema. Fue en los actos del 125 aniversario del sindicato CNV cuando llevó una de tamaño maxi, a juego con un traje de chaqueta y falda en rosa pastel del diseñador holandés Claes Iversen. Desde entonces no ha vuelto a lucir ningún diseño. Y tú, ¿eres de diadema o no?

Continúa leyendo