Lord Snowdon, el último afectado por ‘la maldición Windsor’

David Armstrong-Jones ha anunciado su separación de Serena Alleyne tras 25 años de matrimonio y dos hijos en común

Isabel II es la cabeza de unas de las monarquías más conocidas del mundo, pero no por eso le gusta estar siempre en el ojo del huracán. La reina británica, a pesar de su fama mundial, prefiere que ciertos aspectos de su vida pasen lo más desapercibidos posible, sobre todo los que tienen que ver con la vida privada de ella y de su familia. Por supuesto, hay muchos asuntos que escapan a su todopoderoso control y casi todos los días aparecen en los medios, sobre todo británicos, informaciones íntimas de algún miembro de los Windsor.

El último en protagonizar uno de estos titulares ha sido su sobrino Lord Snowdon, que anunciado su divorcio tras un matrimonio de 25 junto a Serena Armstrong-Jones El hijo de la princesa Margarita, hermana de la monarca, ha decidido poner punto final a una historia que ha durado un cuarto de siglo, sumándose así a la ya larga lista de familiares de Isabel II que se han divorciado.

Lord Snowdon
Gtres

“El conde y la condesa de Snowdon han acordado amigablemente que su matrimonio ha llegado a su fin y que se divorciarán”, se puede leer en el comunicado emitido por el representante y portavoz de los condes y que ha sido difundido por el ‘The Daily Mail’, en el que además se añade que la ya expareja pide “que la prensa respete su privacidad y la de su familia”.

Lord Snowdon
Gtres

David y Serena Armstrong-Jones se casaron en octubre de 1993 y, fruto de su matrimonio, nacieron sus dos hijos, Charles Armstrong-Jones, vizconde de Linley, de 20 años, y Lady Margarita Armstrong-Jones, que tiene 17 años.

Esta no es la única ‘mala’ noticia que la reina Isabel II ha conocido en los últimos días. La semana pasada era su nieto mayor, Peter Phillips, hijo de la princesa Ana, quien anunciaba su divorcio de la canadiense Autumn Kelly tras casi doce años de matrimonio. Ellos se conocieron en 2003 en el Gran Prix de Canadá y su historia se convirtió muy pronto en una de las favoritas de las islas británicas por el romanticismo que envolvió su noviazgo.

Lord Snowdon
Gtres

Pero no son los únicos, los cuatro hijos de la reina Isabel de Inglaterra también han fracasado en sus matrimonios y es que tres de los cuatro están separados. Mientras el príncipe Carlos se separó de la fallecida Diana de Gales; Andrés de York puso punto final a su historia con Sara Ferguson; la princesa Ana, por su parte, se ha divorciado en dos ocasiones. El único que sigue felizmente casado es Eduardo, conde de Wessex, que se dio el “sí, quiero” en 1991 con Sofía de Wessex.

Continúa leyendo