Vídeo de la semana

Los cinco motivos que demuestran que Carlos de Inglaterra fue un adelantado a su tiempo

Ahora que su hermano, el príncipe Andrés, ha caído en desgracia apartado de la vida pública, repasamos las razones que han hecho de Carlos un valor seguro.

Carlos de Inglaterra
Gtres

 

Nunca ha sido el miembro más popular de su familia. Carlos de Inglaterra lleva más de cinco décadas como príncipe de Gales y le ha costado destacar fuera y dentro de su propia familia. Su hermana Ana siempre ha sido el ojito derecho de su padre, el duque de Edimburgo. Los príncipes Eduardo y Andrés eran los favoritos de su madre mientras que Carlos, un niño tímido, solitario y extremadamente sensible, tuvo que lidiar prácticamente en soledad con su responsabilidad.

 

 

Sin embargo, salvo algún tropiezo -principalmente su nefasto matrimonio con Diana Spencer- el heredero de la corona británica ha buscado desempeñar sus obligaciones dinásticas desde un perfil muy personal, que aunque en su día resultó muchas veces chocante, el tiempo le ha terminado dando la razón. Muchos de los ideales que el príncipe de Gales viene defendiendo desde finales de los años 60 están de plena actualidad y muchos millenials las suscribirían en casi su totalidad. Estas son, en definitiva, las 5 razones que hacen de Carlos un Príncipe adelantado a su tiempo.

 

 

Lucha contra el cambio climático

Carlos de Inglaterra
Gtres

 

La lucha que abandera hoy Greta Thumberg, la respalda también todo adolescente y líder político que se precie. Sin embargo, aunque suene novedoso, Carlos ya era un abanderado de la preocupación por el cambio climático desde los años 70. Este 2019, cuando el tema ha alcanzado su máxima cuota de protagonismo, el hijo de Isabel II dio un discurso que muchos tildaron de alarmista y otros de esperanzador, pero que todos coincidieron en que se trataba de un gran conocedor de la materia, ante los ministros de Exteriores de la Commonwealth: “nos quedan 18 meses para poder sobrevivir al cambio climático”. El mismo Donald Trump alabó sus amplios conocimientos sobre el tema: “teníamos agendado un encuentro de 15 minutos que se prolongó durante más de una hora en la que Su Alteza Real me expuso su punto de vista sobre algo que nos preocupa a todos”.

 

Percusor de dieta “bio”

 

En los supermercados podemos encontrar infinidad de productos con la etiqueta “bio”, productos biológicos cuya producción se hace de manera sostenible, sin químicos y adictivos que los adulteren, y en perfecta sintonía con el medio ambiente. Muchas décadas antes de que hubiera una verdadera fiebre por este tipo de productos, el príncipe de Gales hablaba de la importancia de su consumo y fomentaba la apuesta por granjas eco sostenibles. A finales de los años 80, creó su propia granja, Home Farm, en Highgrove, para abastecer legumbres y frutas “bio” a Clarence House.

 

 

Carlos: el príncipe empresario

Carlos de Inglaterra
Gtres

 

Su apuesta por los productos biológicos fue una apuesta ganadora. No solo porque gracias a su testimonio muchas otras personas en el mundo empezaron a consumir este tipo de productos, si no que, además, ha sabido convertirlo en una marca muy rentable. Sea por creencia absoluta en esta filosofía alimentaria o por visión económica -los constantes escándalos en su matrimonio con Diana hizo elevar a las voces más republicanas que tachaban a la casa real como “una panda de gorrones”-, en los años 90, y tras el éxito de Home FarmCarlos se decidió a crear una empresa de productos bio llamada Duchy Originals. En su día le tacharon de “príncipe excéntrico”, pero lo cierto es que en la actualidad su empresa factura 33 millones de euros, utilizados en gran parte para las causas benéficas de la que el heredero es padrino y benefactor, así como a la sostenibilidad de la residencia del proprio Carlos, sin que esta le cueste ni un solo penique a los británicos.

 

 

El príncipe arqueólogo

 

También en sus estudios el príncipe de Gales rompió con la tradición. Hasta ese momento, los herederos de las coronas si pisaban una universidad o era para inaugurarla o para estudiar Derecho, Relaciones Internacionales y Económicas. Contra todo pronóstico, Carlos desechó todas esas posibilidades y prefirió estudiar Arqueología y Antropología en la Universidad de Cambridge. También se doctoró más tarde en Historia. La decisión disgustó profundamente a su padre, Felipe de Edimburgo, quien durante la infancia y adolescencia del príncipe fue muy duro con su “sensibilidad”.

 

 

Pionero de los idiomas co-oficiales

Carlos de Inglaterra
Gtres

 

Mucho antes de que Leonor sorprendiera a los españoles con su perfecto catalán, o que el rey Felipe chapurreara las lenguas co-oficiales del Estado, Carlos de Inglaterra sintió la necesidad de aprender los distintos idiomas hablados en el Reino Unido. “Un príncipe de Gales tiene que hablar galés”, pensó, y por ello se fue un semestre a estudiar al Colegio Universitario de Aberystwyth, meses antes de su investidura como príncipe. En la ceremonia hizo gran parte de su discurso en el idioma nativo, lo que le granjeó la simpatía de los galeses, y ayudó a aplacar las ensoñaciones soberanistas que vivía el reino en aquellos años.

 

Continúa leyendo