Vídeo de la semana

Los planes para la Navidad más difícil de la reina Isabel

Estas fiestas prometen ser muy diferentes para la Familia Real Británica

reina Isabel
Gtres

Quedan apenas unas semanas para la Navidad y desde algunas Casas Reales ya se han comenzado los preparativos para una de las temporadas más atípicas. No están previstas grandes celebraciones ni tampoco aglomeraciones, pero es inevitable pensar que sí que habrá algún tipo de reunión familiar. En el caso de los Windsor, pese a la pandemia, la reina Isabel no parece dispuesta a renunciar a viajar a Sandringham en estas fechas tan especiales pero, dadas las últimas informaciones distribuidas por el Gobierno, está claro que esta Navidad nada será como en otros años.


El Ejecutivo ha determinado que no podrán reunirse más de tres núcleos familiares bajo el mismo techo y puesto que tanto la Reina como el duque de Edimburgo pertenecen a los colectivos de mayor riesgo frente a la enfermedad dada su avanzada edad, todo apunta a que estas fechas no habrá una gran reunión familiar. Según ha desvelado el tabloide británico “Daily Mail”, Isabel II ya ha decidido quiénes podrán acompañarla en estas fechas, lo que deja fuera de su entorno a varios miembros de la familia. Al parecer, el príncipe Eduardo y Sophie Rhys Jones son algunos de los escogidos para disfrutar de las fiestas junto a la soberana. Una decisión que deja clara no solo el especial cariño de la monarca por su hijo menor, sino también la buena sintonía con su nuera, a quien muchos consideran la favorita.

Reina Isabel
Gtres

Aunque no se ha desvelado, es muy probable que sea el príncipe Carlos y su esposa, como heredero al trono, el otro núcleo familiar escogido por la monarca, o quizás los Cambrigde y sus hijos. El gran dilema que se plantea ante la Reina es buscar la manera de reunir a la mayor parte de sus seres queridos sin saltarse las normas impuestas por el Gobierno. La opción más lógica es gracias al “Boxing Day”, una reunión de caza, en la que podrían concentrarse todos sin limitaciones y esto permitiría a aquellos que no puedan cenar con la Reina el día antes de Navidad al menos verla un rato y felicitarle las fiestas en persona. Esta reunión no incumple las normas porque se celebra al aire libre y pueden asistir hasta treinta personas.


Lo que está claro es que estas Navidades van a ser muy complicadas para los Windsor. Hace unos días, la madre de Kate Middleton dejó claro en redes sociales que estas fiestas no iban a seguir la tradición y que no esperaba ver a sus nietos. Un detalle que apunta a que los Cambridge podrían ser unos de los elegidos para pasar la fiesta con la Reina. Quienes seguro que no acuden son los duques de Sussex, totalmente integrados en su nueva vida en California desde hace varios meses. Siempre les quedarán las reuniones virtuales, a las que parece, la reina Isabel le ha cogido el gusto últimamente.

Continúa leyendo