Vídeo de la semana

Los Sussex echan el freno a sus planes de independencia: volverán a UK en verano , te contamos por qué

La reina Isabel ha invitado a los Duques a pasar unos días de vacaciones en su lugar favorito, Balmoral

Duques de Sussex
Gtres

Los duques de Sussex han disfrutado de una apoteósica despedida en sus últimos días como royals senior. Harry y Meghan cumplieron su promesa con la reina Isabel y participaron en todos los actos en los que la monarca requirió su presencia, solos, en pareja o con el resto de miembros del clan Windsor. Una semana ajetreada que concluyó el pasado día 9 con la celebración de un servicio religioso con motivo del Día de la Commomwealth, y en el que por fin tuvo lugar el esperado reencuentro en público de Meghan y Harry con Kate y Guillermo después de los numerosos desencuentros de los que han sido protagonistas en los últimos tiempos.

Sin embargo, hay un aspecto de la visita de los Sussex al Reino Unido que causó un gran disgusto a la reina Isabel. Y es que Harry y Meghan viajaron hasta Londres sin el pequeño Archie. Una cuestión muy criticada al principio porque se pensó que esto duplicaba los costes de seguridad, ya que el primogénito de los Duques debía quedar al cargo de un equipo de guardaespaldas en Canadá, mientras que otro equipo velaba por el bienestar de sus padres. A esto había que sumar que, dada la avanzada edad de la Reina y, en especial, del duque de Edimburgo, resulta improbable que ninguno de ellos pueda atravesar el charco para ver a Archie, por lo que si el niño no va al Reino Unido, ellos no van a tener la posibilidad de verlo.

Todo esto se interpretó como un desplante de la pareja a la soberana, uno más en la larga lista de gestos poco aceptables por parte de los Sussex. Sin embargo, parece ser que el matrimonio no trajo a Archie a Londres por miedo al coronavirus. Un temor más que aceptable dadas las circunstancias.

Pese a que ahora la situación sigue siendo delicada y, de hecho, la Reina se encuentra refugiada del virus en el Castillo de Windsor, varios medios británicos han confirmado que Harry y Meghan han aceptado la invitación de la monarca para disfrutar de las próximas vacaciones de verano en Balmoral, el destino predilecto de Isabel II. La pareja viajará desde Canadá -si es que para entonces sigue allí, ya que se rumorea que tiene intención de mudarse a Los Ángeles-, hasta Escocia y lo hará acompañada del pequeño Archie, que ya habrá cumplido un año. Será la primera vez que el niño conozca uno de los lugares más emblemáticos de las Highlands, con una historia apasionante que se remonta a la reina Victoria.

Todavía es pronto para saber cuándo está previsto que los Sussex viajen a Escocia, ya que antes tendrá lugar -si el covid-19 lo permite- la boda de la princesa Beatriz. Un enlace al que Harry y Meghan aún no han confirmado su asistencia y que tiene en vilo al clan Windsor.

Continúa leyendo

#}