Luces y sombras de Iñaki y Cristina en su aniversario más agridulce

Este domingo la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin cumplen 23 años como marido y mujer. Una fecha muy especial que, sin embargo, no podrán celebrar.

Qué diferentes lucen este domingo las calles de Barcelona. Si hoy día por la ciudad Condal solo se ven a personas paseando protegidas con mascarillas y manteniendo una prudencial distancia de seguridad con el resto de ciudadanos, hace hoy 23 años aquellos que vivían en la capital catalana se apiñaban en sus calles para ser testigos de la boda del año, la de la infanta Cristina e Iñaki Urdangarin. Aquel 4 de octubre de 1997, la hija pequeña de los reyes Juan Carlos y Sofía congregó en Barcelona a la realeza europea para que fueran protagonistas de su ‘sí, quiero’ con el deportista.

Gtres
Iñaki Urdangarin

Más de dos décadas después, se puede decir que es un matrimonio resistente, pues han permanecidos unidos aun cuando los buenos tiempos dieron paso a las lágrimas, los problemas familiares y la vergüenza. Formaban, junto a sus cuatro hijos, Juan Valentín –que este martes cumplía 21 años-, Pablo Nicolás, Irene y Miguel, la familia perfecta, pero detrás de todo ello se escondía un escándalo que sigue dando mucho de qué hablar.

La implicación del ex jugador de balonmano en el caso Noós supuso el comienzo del fin. No solo se convirtieron en el centro de todas las miradas y en el objetivo de las críticas, también se vieron obligados a abandonar España y alejarse así de los suyos. Un exilio que tuvo una primera fase en Estados Unidos y que después pasó a Ginebra, donde viven desde el año 2013. Aunque no son muchos los kilómetros que separan Madrid de la capital Suiza, lo cierto es que la distancia que la infanta mantiene con su familia es enorme.

La Casa Real se vio salpicada y la institución fue puesta en entredicho, por lo que Felipe VI, que apenas llevaba unos meses en el cargo, tomó la decisión de revocar el uso del título de duquesa de Palma a su hermana Cristina, viendo que ella, en tres años, se había negado a renunciar a sus derechos de sucesión.

Sin duda, fue un duro golpe para la infanta, que alejada de los suyos vio como la pesadilla no terminaba ahí. La justicia la llamó a declarar y la sentó en el banquillo de los acusados, protagonizando un gran escándalo internacional que terminó con su marido entre rejas. En junio de 2018 Iñaki Urdangarin entraba en la cárcel de Brieva para cumplir una condena de cinco años y diez meses al ser declarado culpable de los delitos de malversación, prevaricación, fraude a la Administración, dos delitos fiscales y tráfico de influencias.

Gtres
infanta Cristina e Iñaki Urdangarin

Desde entonces, el exduque de Palma reside en la cárcel segoviana, alejado de todo, sí, pero sin poder escapar de las críticas, pues son muchos los que señalan que ha tiene un evidente trato de favor. Allí recibe las visitas de su mujer, hijos y demás familiares, a quienes jamás se ha visto cruzar la puerta, como sí tienen que hacer los familiares del resto de presos –pues se trata de una cárcel de mujeres- y allí vivirá este 4 de octubre una de las fechas más agridulces del año para él, su aniversario de boda.

Continúa leyendo