Luxemburgo tiene nuevo príncipe: ¿a quién ha arrebatado el “trono”?

El heredero al trono acaba de ser padre por primera vez desplazando a la princesa Amalia como posible sucesora

Por fin una buena  noticia en Luxemburgo. El 2019 fue un año para olvidar tras filtrarse las conclusiones del Informe Waringo, en el que se daba buena cuenta del ambiente crispado en palacio, provocado según acredita dicho informe, por la Gran Duquesa, María Teresa. Tras el escándalo, que tanto daño ha provocado a la familia real, todo parece quedar olvidado, al menos momentáneamente, con el nacimiento del primer hijo de los herederos al trono, los príncipes Guillermo y Stéphanie, al que han llamado Jean, en honor a su bisabuelo.

Felix, Claire y Amalia de Luxemburgo
Gtres

Siete años ha tardado la pareja en dar un heredero al país, algo que hizo correr ríos de tinta durante años. La real pareja pareció en algún momento acusar la presión de tener a todo un país pendiente de una noticia que no llegaba. Los periódicos y las revistas se llenaron de rumores con los que intentaban encontrar una explicación para que una pareja joven “no cumpliera con su deber”. El domingo, 10 de mayo, todo Luxemburgo vio colmadas todas las esperanzas con la buena nueva. Pero, al igual que en los cuentos, cuando alguien gana, otros “pierden”. Y es que muchos monárquicos se habían hecho a la idea de que la heredera realmente ya había llegado y de la mano del príncipe Felix. Su hija, la pequeña princesa Amalia, lleva acaparando titulares desde que nació y todo porque su padre se adelantó a su hermano mayor a la hora de tener un hijo.

Felix de Luxemburgo es el segundo hijo de los Gran Duques, Henrique y María Teresa. Está casado con Claire, una alemana de ascendencia francesa y ambos son padre de dos hijos, Amalia y Liam de Luxemburgo, nacidos en el 2014 y 2016. El nacimiento de su primo Jean supone un desplazamiento por parte del segundo hijo de los monarcas y de su descendencia, ya que hasta hace pocos días, Felix ocupaba el segundo puesto en la línea de sucesión, y sus hijos Amalia y Liam, el tercero y cuarto puesto.

Guillermo y Stéfanie de Luxemburgo
Gtres

Sin embargo, no solo ellos se han visto desplazados a un segundo y tercer plano. También los pequeños  Gabriel y Noé, hijos del príncipe Luis de Luxemburgo han visto como su protagonismo va menguando por “culpa” de su primo recién nacido, al que seguramente estarán deseando conocer. Gabriel, nacido en 2006, fue de hecho el primer nieto de los soberanos. Su hermano Noé nació un año después. El príncipe Jean, el heredero del heredero, ha tardado en llegar pero ya ocupa el lugar que se merece en la jerarquía ducal. Y lo más importante: ha devuelto la alegría a una familia que en los últimos meses se ha visto envuelta en diversas polémicas domésticas.

Continúa leyendo