Mako de Japón retoma sus planes de boda

La sobrina del actual emperador de Japón ha retrasado su enlace en varias ocasiones pero parece que poco a poco las cosas se van aclarando

Es la boda que nunca acaba de llegar, al menos hasta ahora. Mako de Japón parece que por fin tiene fecha fijada para su enlace, aunque no haya sido revelada al gran público. La Princesa lleva tiempo en el limbo del noviazgo con su pareja, Kei Komuro y su boda ha sido pospuesta en varias ocasiones por diversos motivos.
 
La joven, que acaba de cumplir veintinueve años, conoció a su prometido mientras estudiaba en la Universidad de Gakushuin de Tokio. Kei Komuro, era un compañero de clase con quien en 2012 empezó una relación sentimental. La pareja superó los años en los que Mako se marchó al Reino Unido a cursas un máster en la Universidad de Leicester y en noviembre de 2017 anunciaron su compromiso. En un principio se acordó que contraerían matrimonio un año más tarde, a finales de 2018.
 
Sin embargo, en febrero de ese mismo año decidieron postergar la boda hasta 2020 por “falta de preparación”.  En un comunicado, la Casa Imperial afirmaba que la Princesa quería pensar de manera más profunda sobre el matrimonio y tomarse un tiempo de preparación. Este retraso permitía además a Mako participar en algunos actos de vital importancia para la familia, como la entronización de su tío Naruhito, ya que una vez contrajese matrimonio, dejaría de formar parte de la Casa Imperial.

Japón
Gtres

No obstante, salieron a la luz otros posibles motivos que podrían haber provocado esta cancelación. Uno de ellos, la oposición de la madre de Mako, la princesa Kiko, y unas presuntas deudas que había contraído la madre del novio con su expareja. Desde Palacio aseguraron que la boda no podría celebrarse hasta que quedase todo aclarado.
 
Ante esta situación, Kei Komuro decidió continuar con sus estudios en la facultad de Derecho de la Universidad de Fordham. Algunos aseguraron entonces que la madre de Mako había motivado este movimiento para provocar un distanciamiento entre la pareja. De hecho, en un comunicado que emitió el pasado mes de septiembre, la princesa Kiko no se pronunció de manera directa sobre la boda de su hija, pero sí que dejó claro que había algunos problemas: “en lo que respecta al matrimonio de mi hija, es importante que acepte sus sentimientos y que reflexionemos juntas”.
 
Por ahora, Kei continúa estudiando en Estados Unidos, pero fuentes cercanas a la pareja aseguran que la boda sigue adelante y que más pronto que tarde anunciarán una nueva fecha. Le pese a quien le pese.

Continúa leyendo