María Teresa de Luxemburgo vuelve a la agenda pública en medio de la polémica

La duquesa consorte ha acudido a un evento realizado por la Cruz Roja tras ser criticada por la excesiva presión que ejerce entre sus empleados

La duquesa María Teresa “siembra el pánico” entre sus empleados. En los últimos cinco años, 51 de los 110 trabajadores del servicio han sido despedidos o han dimitido por sí mismos debido a la presión que ejercía la cubana en ellos. Ante las críticas que comenzaron a llover respecto a los duques, el Gobierno de Luxemburgo encargó el “informe Waringo”. El documento refleja la ansiedad sufrida por los empleados de la corte tras sus intentos fallidos de contentar a la duquesa lo suficiente.

A pesar de encontrarse en el ojo del huracán, la Gran Duquesa no ha querido descuidar su agenda oficial acudiendo al Centro de Recepción Norbert Ensch durante el pasado lunes. Esta recepción, implementada por la Cruz Roja de Luxemburgo, estaba destinada a apoyar a las madres menores con hijos, las esposas jóvenes y las familias monoparentales. La esposa de Enrique de Luxemburgo aprovechó esta amistosa reunión para mantener una conversación con las jóvenes que pasan por este tipo de situaciones.

No obstante, no se olvidan los varios temas que salpican a la Corte Gran Ducal. El Primer Ministro quiso investigar a fondo sobre el tema y designó a un inspector como encargado de reclutar información acerca de la familia. Como resultado, salió a la luz la sumisión de empleados y de su propio marido a María Teresa, además del uso de fondos públicos en operaciones no oficiales.

La lluvia de comentarios negativos hacia su mujer fue incesante, lo que hizo que el duque de Luxemburgo saliera en su defensa por medio de sus redes sociales. “¿Qué sentido tiene atacar a una mujer? ¿Una mujer que defiende a las demás mujeres? ¿A una mujer a la que ni siquiera le está permitido defenderse?”, dijo Enrique, intentando suavizar el fatídico momento por el que está pasando la Duquesa. De hecho, su hermano Luis se encuentra ingresado en cuidados intensivos.

Continúa leyendo