Vídeo de la semana

Marta Luisa de Noruega rompe su promesa

Aunque prometió no volver a hacerlo, parece que la Princesa noruega ha vuelto a utilizar su título real con fines comerciales

Marta Luisa de Noruega
Gtres

Desde que la princesa Marta Luisa de Noruega hizo pública su relación con el chamán Durek Verret, ha estado en el punto de mira por utilizar su título con fines comerciales. Un claro ejemplo eran las charlas que impartía con su novio en diferentes ciudades y que publicitaban bajo el nombre 'La princesa y el chamán’. Tras la inconformidad de algunos ciudadanos noruegos, la princesa Marta se comprometió a no volver a utilizar su nombre ni los beneficios que le aporta formar parte de la Familia Real con fines comerciales.

“La princesa Marta Luisa, tras consultarlo con su familia, decidió que de ahora en adelante no usará el título de princesa en sus actividades comerciales. La princesa continuará usando su título cuando represente a la Casa del Rey y en un contexto privado, pero pondrá su nombre cuando dirija un negocio generador de ingresos”, informaba así la Casa Real mediante un comunicado oficial.

Sin embargo, la hija de los reyes Harald y Sonia ha olvidado lo que un día le hicieron prometer y ha vuelto a las andadas. La Princesa ha vuelto a utilizar su título con fines empresariales a través de una nueva empresa que tiene como objetivo "organizar viajes, proporcionar servicios de gestión de programas y conferencias, así como otras actividades que le son propias naturalmente, incluida la participación en otras empresas", tal y como anunciaba hace unos meses su secretaria, Carina Scheele Carlsen. La sociedad, que cuenta con un capital de unos 3.000 euros y ya está en funcionamiento, se llama PML International, es decir, las iniciales correspondientes a su nombre y su título, princesa Marta Luisa, algo que ha confirmado la propia secretaria sin darle más importancia.

Este pequeño detalle ha hecho que las criticas florezcan y varios expertos se pronuncien al respecto. “Mientras Marta Luisa asuma un rol comercial y use un título o un nombre que esté cerca de identificarse con el rol de Princesa, es una mezcla de roles completamente inaceptable. Tiene que encontrar un nombre que la aleje completamente de la Casa Real”, ha expresado el experto en medios Gunnar Bodahl-Johansen al medio noruego ‘Borsen’. Otro especialista en marketing también ha cuestionado la decisión de la hija mayor de los reyes: "El título de Princesa es un título constitucional y solo debe usarse en relación con deberes constitucionales. No entiendo por qué no ha elegido otro nombre para la empresa”. Habrá que esperar qué dice la Casa Real al respecto.

Continúa leyendo

#}